llamada perdida

El Supremo considera delito las "llamadas perdidas" a víctimas de violencia de género por parte de sus agresores

Afirma que el mero hecho de llamar, cuando es posible identificar la procedencia, supone un acto consumado de comunicación y un ataque a la persona que se quiere proteger.