palabras

Las palabras

Triste es pensar que no hay un más allá, que aquí donde todo comienza, todo termina. Penoso es recordar que nuestro cuerpo se descompone al mismo ritmo que nuestra mente. ¿Entonces, por qué gastarlo con la cara metida en el paraíso de las hojas?