Blanca Millán: "¿Los elogios? Todos sabemos que con dos malos partidos se acaban y eso es fácil que pase"

Blanca Millán: "¿Los elogios? Todos sabemos que con dos malos partidos se acaban y eso es fácil que pase"
Blanca Millán desde Maine en las horas previas a la disputa de la final de Conferencia
Blanca Millán: "¿Los elogios? Todos sabemos que con dos malos partidos se acaban y eso es fácil que pase"

La mejor jugadora de la Conferencia Este de la NCAA atiende a este diario en las horas previas a la disputa de la gran final de Conferencia: en juego, una plaza en el March Madness, el gran sueño americano

Blanca Millán Modia (Santiago de Compostela, 1998) vuela hacia la gloria. La joven jugadora de baloncesto acapara desde hace semanas elogios y primeras planas. No es la primera vez y tampoco será la última. La compostelana está siendo protagonista en la NCAA desde su llegada. Actualmente afronta su segundo año en la universidad de Maine y desde su desembarco en el territorio americano no ha parado de acumular premios y nominaciones. La última conquista: haber sido nombrada la mejor jugadora de la Conferencia Este de la NCAA gracias a sus increíbles números (34.1 minutos por partido, 17.7 puntos de media por encuentro y 5.3 rebotes) con los Black Bears de Maine. 

Pese a la lluvia de buenas palabras, Blanca Millán admite tener los pies en la tierra, pero cabalga hacia la excelencia. Con la ambición por bandera, la jugadora formada en Peleteiro afronta la semana más importante de su carrera deportiva. El viernes disputará la gran final de Conferencia contra Hartford; en juego, una plaza para el March Madness, el gran sueño americano. En cuartos de final, Millán despachó al enemigo con un expediende monstruoso: 21 puntos, 5 rebotes, 2 asistencias y 4 robos. En semis anotó 16 puntos, capturó 8 rebotes, repartió 2 asistentencias, puso 2 tapones y robó una bola.

Blanca manda en su propio planeta, el Planeta Millán. La santiaguesa está en el buen camino para ser algún día la primera gallega en la WNBA. En las horas previas a la disputa de la gran final, el duelo de su vida, el talento compostelano atiende a Compostela24horas.com

-¿Sigues en una nube?

No (se ríe). Tengo que estudiar y entrenar. He vuelto a la tierra rápidamente.

-¿Cómo digiere una chica de 19 años toda esta lluvia de elogios y reconocimientos?

Con gusto pero con distancia, porque todos sabemos que con dos malos partidos se acaban los elogios y eso es fácil que pase. Como dices, tengo 19 años, a veces me traicionan los nervios o juego tocada físicamente o tengo un mal día y los elogios desaparecen. Mi misión es sólo seguir entrenando. Mis padres me enseñaron que los elogios no sirven de mucho, aunque gusten. Sólo trabajar muy duro te mantiene.

-Intuyo que no tienes pensado levantar el pie del acelerador.

Claro que no. Como te digo, necesito seguir mejorando y para ello debo trabajar más.

-Algunos ya te sitúan en la WNBA. ¿Te asusta el reto?

La WNBA está muy muy lejos. No estoy ni en la casilla de salida. Sólo es un sueño y los sueños no asustan.

-A corto plazo, el March Madness.

Nada nos gustaría más. Llevamos dos temporadas quedándonos a las puertas porque hay muy buenos equipos en esta liga. Hemos trabajado muy duro este año y daremos todo para poder estar en el March Madness.

-Eres la jugadora del equipo con más minutos en pista. También eres la que más anota, la que más balones roba y la tercera en número de capturas. ¿Qué ha cambiado del año pasado a este?

Creo que trabajamos más y mejor en grupo e individual. Ya no somos novatas, conocemos mejor la liga y a las rivales y el año pasado mi papel era básicamente defensivo, porque otras compañeras se dedicaban al ataque y este año me pidieron que diese un paso al frente en el ataque, sin aflojar en defensa, y eso intento hacer. Las cosas salieron como mis entrenadoras pensaron.

-Todo empezó entre las cuatro paredes de Peleteiro.

Realmente empezó en casa. Cuando era muy pequeña iba a ver jugar a mi padre. Además, en el salón de mi casa había una canasta de esas de plástico regulables (se ríe). Luego ya llegó la época de Peleteiro y sí, en el patio antes de tener edad de competir ya jugaba en los recreos. No puedo dejar de decir que siempre será mi equipo.

-¿Qué opinión te merece el baloncesto femenino actual en España?

Que está a un nivel increíble. La LF y la LF2 son muy potentes. Hay equipos de muchísima calidad y sólo hay que ver las medallas que han ganado en los últimos años las selecciones nacionales de todas las categorías. Es una pena que no tenga el reconocimiento que se merece a nivel de patrocinadores, retransmisiones e información en los medios.

-Cuéntame cómo es un día normal de tu vida en Maine.

Son días de lo más normal. Madrugo bastante, voy a clase, si tengo un rato hago tiro o me paso por la sala de fisioterapia a tratarme, entreno (gimnasio o trabajo individual o de equipo), como, hago trabajos o estudio un rato y vuelvo a entrenar (lo que no haya hecho en la otra sesión). Y me acuesto bastante temprano. Cuando tengo un rato libre salgo con mis amigas a cenar o al cine o al centro comercial o vamos a algún partido de otros deportes. Pero durante la liga viajo bastante. Algunas semanas sólo estoy dos o tres días en casa.

-¿Cómo va con la fisioterapia?

Realmente me va muy bien. En el primer semestre he tenido muy buenas notas entrando en la lista de los atletas reconocidos porque sobre 4 tengo un 3,7. Espero mantenerme así hasta final de curso.

-¿Cuándo volverá a una convocatoria definitiva de la selección?

No lo sé, pero cuando llegue será bienvenida. Es un placer jugar en la selección por el nivel de entreno, de competición y porque me encuentro con amigas con las que me encanta jugar, pero no sé si volverá.

-¿Sigues la actualidad del Obradoiro?

¡Por supuesto! Lo sigo siempre y cuando puedo veo los partidos por Internet.

-Háblame de tu familia. ¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Mis padres me dan muchos e intento seguirlos, pero "humildad y trabajo" me lo repiten constantemente y creo que esa combinación me ha funcionado muy bien. También ese "sobre todo, diviértete" cuando me despedían al irme a algún campeonato o con alguna selección. Y lo cierto es que intento disfrutar mucho cuando juego. Les agradezco muchísimo la libertad que me ha dado para tomar decisiones y cuando no tenía edad las decisiones que tomaron por mí.

-¿Qué es lo próximo con lo que nos vas a sorprender?

Ojalá pueda deciros que hemos conseguido el anillo y que estamos en el March Madness.

Comentarios
Lo más