El flag football femenino se deja sentir en la capital de Galicia

El flag football femenino se deja sentir en la capital de Galicia
El flag football femenino se deja sentir en la capital de Galicia

El campo de Belvís albergó una concentración organizada por la Asociación Gallega de Fútbol Americano

El fútbol americano en España es un deporte que crece a cuentagotas en medio de un profundo desconocimiento. La situación registra mejoras de forma paulatina, pero ser minoritario dentro de los minoritarios reduce considerablemente la ayuda institucional y la atención mediática. El ostracismo es todavía más pronunciado en la categoría femenina. No es una cuestión de rechazo o escasez de valentía, sino de insuficiencia de medios para la promoción de este deporte fuera del radio de alcance de los clubes. Según los últimos datos disponibles del Consejo Superior de Deportes, en 2015, de 5127 licencias de fútbol americano que había en España, 653 correspondían a mujeres.

La "fiebre" por el fútbol americano llegó a la capital de Galicia de la mano de los Black Ravens, que en enero se estrenaron en la máxima categoría del fútbol americano, la Liga Nacional de Primera División. El cambio de formato, de un grupo único a tres, permitió al club compostelano dar el salto. Es el primer conjunto de Galicia en participar en esta competición.

Ellas también tienen poder y pasión por este deporte que mueve masas lejos de nuestras fronteras. A falta de medios, ganas. Así, la Asociación Gallega de Fútbol Americano organizó hace unos días una concentración de flag football femenino en las  instalaciones del campo de Belvís, un evento que contó también con la colaboración del Concello de Santiago.  Una de las participantes, Lucía, no podía ocultar su satisfacción. "¡Qué ilusión ver a tantas chicas disfrutar de este deporte". 

Ellas intentan hacer frente a los prejuicios. Amateurismo, nula atención mediática, carencia de apoyo institucional y, en definitiva, un profundo desconocimiento que, por otra parte, no frena el aumento de licencias, del número de clubes y del atractivo que empieza a generar este deporte en España. En el balance general, cada temporada suma un par de yardas de progreso. 

Comentarios
Lo más