Vero Boquete: "¿Los escándalos en la RFEF? Son ejemplos de una manera de trabajar poco profesional y ventajista"

Vero Boquete: "¿Los escándalos en la RFEF? Son ejemplos de una manera de trabajar poco profesional y ventajista"
Fifa.com
Vero Boquete: "¿Los escándalos en la RFEF? Son ejemplos de una manera de trabajar poco profesional y ventajista"

La santiaguesa y pionera del fútbol español pasa revista en una entrevista en la que contesta a todo: explica su salida del PSG hacia China como una solución para "sentirse otra vez importante", tilda al seleccionador español Jorge Vilda de persona "opaca" y admite que no descarta regresar a España en un futuro a corto plazo. Además, Vero Boquete se congratula del éxito de la huelga feminista del pasado jueves: "No vamos a parar hasta que esta movilización social se convierta en medidas políticas que transformen y que nos hagan iguales"   

Verónica Boquete (Santiago de Compostela, 1987) vuelve a disfrutar del fútbol en Pekín. Fue la primera futbolista española en disputar una final de la Liga de Campeones y también la primera en conquistar el cetro continental, solo un año después, en las filas del Frankfurt.  El BG Phoenix es el duodécimo equipo, y el séptimo país en el que militará como profesional, tras iniciarse en el Transportes Alcaine de Zaragoza y el Espanyol antes de dar el salto internacional: Western New York Flash, Chicago Red Stars, Philadelphia Independence y Portland Thorns en Estados Unidos, Energy Voronezhe de Rusia, Tyresö sueco, Bayern de Múnich y Frankfurt en Alemania y el PSG francés.

La compostelana es el icono del fútbol femenino en nuestro país y portó durante años el brazalete de capitana de una selección española en la que firmó 62 internacionalidades y 38 goles. Una carta de presentación insuficiente para el seleccionador Jorge Vilda, que le cerró la puerta por motivos que todavía se desconocen. Vero nunca se esconde y desde China, capital del fútbol emergente, pasa revista.

-"nǐ hǎo. ¿Hasta ahí nos entendemos verdad?

(Se ríe). Exacto. Decir hola y gracias (xie-xie) es fundamental en China y en cualquier sitio.

-¿Cómo le va por ahí?

Bastante bien. Estoy adaptándome, porque todo es muy diferente a lo que estaba acostumbrada, pero me tratan genial y me han recibido con los brazos abiertos.

-Es que vive en otra esfera.

Totalmente. A las diferencias culturales hay que añadir que en muchas cosas parece que estén 30 años atrasados, pero en otras cosas van mucho más avanzados, así que todo se iguala.

-¿Qué concepto del fútbol se tiene ahí?

Les llega el fútbol europeo, es el que consumen y el que aprecian y quieren para su país. Pero hay que pensar que no tienen esa cultura del fútbol, ni siquiera es el primer deporte del país y la metodología es muy diferente a lo que acostumbramos en Europa. Pero son conscientes de que necesitan cambiar y evolucionar, por eso aprecian tanto a los extranjeros que venimos.

-¿La tratan como una diosa?

Como a una diosa es exagerado, pero sí que me tratan muy bien. Están muy pendientes de que tenga todo lo que necesito y si pueden hacer algo por mí para facilitarme la adaptación o para sentirme mejor lo hacen rápidamente. Me traen comida occidental, me buscan café, vienen con fruta... Tienen detalles simples pero sorprendentes, porque ya no estaba acostumbrada a esta generosidad tan simple y pura.

-Charlábamos no hace mucho y no descartaba regresar a España. Ahora se ha ido a China.

Y no lo descarto, igual que no he descartado nada en mi carrera. Lo de China surgió y llegó en el momento correcto: era ahora o nunca. Mi situación en el PSG no era la mejor y, además, necesitaba una salida para volver a encontrarme, para recuperar mi máximo nivel y mi mayor motivación. España sigue ahí y seguirá cuando termine esta aventura asiática.

-¿Cuántas veces le han preguntado por los contratos chinos? Se lo pregunto porque en el fútbol masculino están reventando el mercado.

Me hace gracia que este tema salga siempre en las entrevistas. Parece que es la única vez que realmente comparan el fútbol femenino con el masculino. Si hay tanta diferencia, ¿no va a haberla a nivel económico? En China, siendo extranjera como yo, puedes tener un mejor contrato que en Europa, pero nada exagerado. Jugar en China no va a arreglar mi futuro.

-Hay gente que pueda pensar que esta decisión supone un paso atrás en su carrera.

A veces un paso atrás te sirve de impulso, pero para eso tienes que ser consciente de ello, de lo que quieres, de lo que buscas, de lo que necesitas en ese momento y eso sólo lo sé yo. Necesitaba volver a sentirme importante, sentirme futbolista jugando y no mirando. Creo que la decisión de venir a China es una decisión valiente que me saca de mi zona de confort, con lo cual me hará crecer y eso nunca puede ser un paso atrás.

-¿Qué pasó en Francia?

Después de un primer año bastante bueno esta temporada el entrenador buscaba un cambio de estilo, con jugadoras más físicas y un fútbol más directo. Y para eso mis cualidades no son las mejores. Así de simple. Sabía que hiciese lo que hiciese nunca sería una opción, o al menos no la primera, para el entrenador. Sumé y ayudé al equipo todo lo que pude, pero lo más honesto era buscar una solución y llegó con la oferta del Beijin FC.

-¿Con qué soñaba Vero Boquete cuando era pequeña?

Con ser futbolista profesional seguro que no, porque no sabía ni que era posible. Dicho esto, tengo claro que estoy viviendo por encima de mis sueños. No sé si existe una palabra para eso.

-¿Se han hecho realidad esos sueños?

Los que he ido teniendo a lo largo de mi vida/carrera sí, al menos muchos. Otros siguen ahí, alguno más conseguiré y los que se queden sin cumplir me habrán hecho disfrutar del camino igualmente.

-¿Le apetece hablar de la selección o ya es pasado?

No tengo problema en hablar de ningún tema. Quizá no sea lo más habitual, pero nunca he reuhído hablar sobre esto y no lo voy a hacer ahora. La selección es pasado y es algo que ya ni me ocupa ni me preocupa, pero podemos hablar de ello. No hay problema.

-Defíname a Jorge Vilda (seleccionador femenino absoluto) en una palabra.

No creo que se pueda definir a una persona en una sola palabra; somos más complejos que eso. Además, la mayoría de las veces conocemos o vemos sólo una parte. Para mí, podría decir que es una persona opaca.

-¿Nunca más has vuelto a hablar con él?

No.

-¿Por qué cree exactamente que no ha vuelto a vestir la camiseta de la selección? Supongo que tendrá su idea.

Entiendo que mi no convocatoria para la Eurocopa fue una decisión personal y meditada y después de todo aquello, con su correspondiente revuelo, es normal que no me haya vuelto a llamar. No tendría sentido.

-¿Qué le parece esta selección?

Creo que el fútbol femenino español está en el mejor momento de su historia y eso naturalmente se nota en la selección, que es el máximo exponente. Cada vez las futbolistas tenemos mejores condiciones y los clubes trabajan mejor, por lo que el nivel de la base y de la futbolista española se acerca a las grandes potencias. Y a mayores, tenemos algo que el resto no tiene, que es la cultura del fútbol. España ya está muy muy cerca de los países top y muy pronto se luchará por los títulos.

-¿Qué opinión tiene sobre la RFEF y los escándalos que la han sacudido en los últimos tiempos?

Son escándalos del pasado y del presente, ejemplos de una manera de trabajar poco profesional y ventajista. Esto es lo que no queremos, ni en la RFEF ni en ningún sitio.

-¿Qué le diría a una niña que con 5-6 años quiere ser futbolista?

Que puede serlo. No será fácil, no le regalarán nada, pero puede serlo. Saberlo y ser consciente de ello seguro que la impulsará y la motivará. Muchas antes no tuvieron esa suerte; ahora, ellas crecen con referentes y con oportunidades.

-Si mañana le encargan la responsabilidad de cambiar todo lo que no le gusta del fútbol femenino actual, ¿por dónde empezaría?

Supongo que empezaría por juntar a la gente más capacitada para que ocupasen los cargos correspondientes, formar así el mejor grupo de trabajo y a partir de ahí hacer un proyecto de mejora e impulso del fútbol femenino.

-Por último, siempre se ha manifestado públicamente como una firme defensora de los derechos de la mujer. ¿Cree que esta huelga del 8M servirá para algo?

Nunca hemos vivido una huelga feminista como la del pasado jueves. Nunca antes tantos millones de mujeres habían salido a las calles, nunca el mensaje había sido tan claro. No podría entender que esto no sirviese para algo, y no sólo para algo, sino para algo importante. No vamos a parar hasta que esta movilización social se convierta en medidas políticas que transformen y que nos hagan iguales.

Comentarios