Manuel Gómez Maroñas y familia acusados por un presunto delito de alzamiento de bienes

Manuel Gómez Maroñas y familia acusados por un presunto delito de alzamiento de bienes

Los hechos se remontan al 2005 con la venta de una sociedad a uno de sus hijos, Manuel Gómez Bustelo

El empresario Manuel Gómez Maroñas, su mujer Milagros Bustelo Vilas y sus hijos  Manuel Gómez Bustelo y David Gómez Bustelo han sido acusados por un presunto delito de alzamiento de bienes, por el cuál el hijo Manuel Gómez Bustelo sería el autor y el resto cooperadores necesarios. 

Los hechos se remontan a 2005, cuando Cesáreo González Pardal y Luis Tobío Vázquez vendieron participaciones de una empresa a Manuel Gómez Bustelo. El pago se acordó de forma aplazada, sin intereses por parte de los venderores y con un plazo de 40 meses para efectuarlo.

Al vencimiento del mismo, el hijo de Maroñas no efectuó el pago pese a los requerimientos de Cesáreo González y Luis Tobío, lo que dió paso a una imposición de demanda por parte de estos últimos. El Juzgado de 1ª Instancia nº1 de Padrón condenaba a Manuel Gómez Bustelo abonar 116.547,18 euros a cada uno de los vendedores. En 2015 se procedió al embargo de las participaciones de Gómez Bustelo de la empresa AGP Alquileres S.L.

No obstante, el embargo fue infructuoso debido a una serie de operaciones por parte de la familia Maroñas para impedir que prosperase la ejecución y pago de la deuda contraída con Cesáreo González y Luis Tobío.

Los hechos investigados llevan a la conclusión de una serie de maniobras presuntamente orquestadas bajo la batuta de Manuel Gómez Maroñas. La empresa AGP Alquileres S.L. tenía como administradores solidarios a Manuel y David Gómez Bustelo hasta el 2015. Por otra parte, Maroñas y mujer tenían una sociedad denominada MMB Bertamiráns S.L., en la que durante el 2011 se hizo una ampliación de capital aportando 2.900 participaciones de AGP Alquileres S.L. y 3.000 participaciones de los hijos de esa sociedad. Este acto quedó inscrito en el 2015 en el Registro Mercantil, en el que AGP Alquileres S.L. se declaraba como sociedad unipersonal por la persona jurídica de la empresa MMB Bertamiráns S.L.

La familia ocultó durante cuatro años la unipersonalidad de la empresa, desde 2011 a 2015, sin que trascendiera a otras personas y por tanto perjudicando a Cesáreo González Pardal y a Luís Tobío Vazquez, interesados en recuperar el dinero de la compra-venta de la sociedad.

La Fiscalía es la parte interesada en la apertura del juicio oral a toda la familia Maroñas. Pese a los intentos de estos por apelar el sobreseimiento del caso, las últimas noticias sabidas por este medio es que han sido desestimadas pese a que cabe una nueva apelación por las partes.

Comentarios