La gerencia sanitaria de Santiago disminuyó en un 34% su consumo de energía cinco años después de la puesta en marcha del Plan de Eficiencia Energética

La gerencia sanitaria de Santiago disminuyó en un 34% su consumo de energía cinco años después de la puesta en marcha del Plan de Eficiencia Energética
La gerencia sanitaria de Santiago disminuyó en un 34% su consumo de energía cinco años después de la puesta en marcha del Plan de Eficiencia Energética

El ahorro económico fue de más de 4 millones de euros y las emisiones de CO2 se redujeron prácticamente a la mitad

La puesta en marcha del Plan de Eficiencia Energética de la Gerencia de Gestión Integrada de Santiago hace cinco años supuso una merma en el consumo de un 34%, lo que implica que las emisiones de CO2 a la atmósfera se habían reducido prácticamente a la mitad. El ahorro económico en este período de tiempo fue de 4.297.920 euros. La previsión de este plan de eficiencia marcaba una evolución de consumos a 8 años de un 35% y ahora ya es del 34%. De no realizar ningún tipo de actuación de mejora la previsión marcaba un 11% más de gasto al llegar al 2020. 

Así lo subrayó la gerente de Gestión Integrada de Santiago, Eloína Núñez, en el transcurso de la charla impartida en la sede de la delegación de Santiago de Compostela del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales, que abrió el ciclo de conferencias del colegio y que lleva por título “Plan estratégico de la Gerencia de Gestión Integrada de Santiago en los sectores energético y obra civil” y que está abierta al público general. En ella, abordó temas referidos a la eficiencia energética, pero también al desarrollo de las nuevas tecnologías aplicadas en un contexto sanitario en relación con el mundo de la ingeniería. 

Asimismo expuso ante los ingenieros técnicos industriales y el público asistente las peculiaridades de la arquitectura, infraestructuras y mismo la compleja logística específicamente hospitalaria. En su exposición la doctora Núñez hizo hincapié en el ahorro que se produjo en el consumo de gas, gasóleo y electricidad. Tan sólo en iluminación las medidas puestas en marcha, como el relevo de fluorescentes convencionales por otras luminarias de menor consumo, entre otras medidas de eficiencia, implicó la merma en un 62% en el consumo de kilovatios por iluminación en el conjunto de los centros que integran la Gerencia de Gestión Integrada de Santiago. 

También mermó el consumo energético necesario para la generación de calor gracias a la instalación de nuevas calderas de gas, bombas y válvulas termostáticas; mientras que para la reducción del consumo de energía para la generación del frío se instalaron 6 nuevas plantas arrefriadoras de altas prestaciones, se sustituyeron las válvulas de control de condensación y de recuperación de calor, y de los intercambiadores de calor, así como se procedió a la instalación de contadores de energía y variadores de frecuencia. 

La gerente se mostró satisfecha por poder ir dando cumplimiento a los objetivos marcados en el Plan de Eficiencia Energética de la gerencia compostelana tanto en la reducción de consumo energético como en la reducción de emisiones de CO2.

Comentarios
Lo más