La ONU abre una investigación a la Xunta por el incumplimiento reiterado del derecho de acceso a información ambiental

La ONU abre una investigación a la Xunta por el incumplimiento reiterado del derecho de acceso a información ambiental
La ONU abre una investigación a la Xunta por el incumplimiento reiterado del derecho de acceso a información ambiental

La Comisión de Cumplimiento del Convenio de Aarhus decidió este mes en Ginebra aceptar la queja presentada por entidades gallegas hace un año, a pesar de la oposición de España

Los colectivos ecologistas denuncian que se trata de un incuprimento sistemático y apuntan a las responsabilidades de la Dirección Xeral de Enerxía e Minas, la queja admitida este mes hace referencia a expedientes relacionados con las minas de Sano Finx (en Lousame) y Varilongo (en Santa Comba) así como a diversos inventarios sobre los riesgos de balsas y escombreras y de labores mineras abandonadas por toda Galicia. 

La queja ante la ONU partió de diversas entidades integráis en la red ContraMINAcción después de agotar las vías domésticas y de que la Xunta continuara ignorando las solicitudes a pesar de la existencia de resoluciones firmes al respeto de la Comisión de Transparencia. La queja admitida este mes responde concretamente la solictudes hechas por la Asociación Petón do Lobo y por la Asociación Ouriol do Anllóns, aunque se alerta que en conflictos ativos cómo lo de la macromina de cobre proyectada en los ayuntamientos de Touro, Pino, Boqueixón y Santiago, los impedimientos en el acceso a la información continúa siendo uno de los principales obstáculos para los movimientos sociales implicados en la defensa del territorio.

En su alegato ante la ONU, las entidades gallegas, representadas en Ginebra por el profesor de la Universidad de Illinois WarrenLavey, especialista en derecho ambiental internacional, mostraron como las resoluciones de 2008 y 2009 de los proyectos de Santa Comba y San Finx establecían el condicionante de ser sometidos al trámite de evaluación de impacto ambiental, aspecto que ignoró a seguir el seguiente y actual Director Xeral de Enerxía e Minas, Ángel BernardoTahoces. 

Tras la admisión a trámite de esta primera reclamación conjunta de las afectadas, se inicia ahora una fase
procedimiental en la que el organismo internacional revisará y seguirá de cerca cada una de las actuaciones de la Xunta en materia de acceso a la información ambiental, no sólo de los casos denunciados visto el alegato de vulneración sistemática de los recurrentes. La actuación de la Xunta podría suponer una vulneración grave de los compromisos internacionales asumidos por el Reino de España como parte contratante del Convenio de Aarhus, lo que justifica que sea el departamento de asuntos internacionales del Ministerio de Medio Ambiente lo que deba dar cuenta ante la ONU de la actuación de la Xunta de Galicia. 

Comentarios
Lo más