Orange nuevamente en los juzgados

Orange nuevamente en los juzgados

La multinacional de las telecomunicaciones incumplió parte de los acuerdos iniciales con una empresa compostelana que era distribuidor nacional de los servicios prestados a empresas

Una empresa compostelana de telecomunicaciones ha demandado a Orange España por el incumplimiento en el pago de comisiones y acuerdos firmados. Según la información que ha podido tener acceso este medio, el montante que reclama la empresa a Orange España asciende a más de dos millones de euros.

Los hechos ocurrieron a partir del 2011, la sociedad compostelana nació para ser uno de los distribuidores nacionales de Orange para empresas. La organización operaba en casi toda España pese a tener la sede social en Santiago de Compostela. En la firma del contrato, se pactaron una serie de medidas y bonificaciones para poder establecer un negocio entre ambas. 

La actividad de la empresa compostelana se centraba en la comercialización de los servicios de Orange en exclusiva, complementando con otros servicios o accesorios como terminales móviles. La captación de clientes así como la fidelización de los ya existentes era una de las principales funciones de la organización.

LOS PROBLEMAS CON ORANGE

Orange comenzó a incumplir muchos de los acuerdos firmados en el contrato. A la empresa demandante no se le comunicaban los objetivos trimestrales sobre los cuales existían comisiones extras por consecución, el teleoperador tampoco fijó una comunicación directa sobre la estructura comercial y por último, una serie de penalizaciones que restaba gran parte del dinero que recibían por los clientes: deducciones por baja, por falta de documentación, por líneas inactivas, etc. Una serie de temas no fijados en el momento del contrato.

Todo ello dio una situación bastante grave para la empresa ya que perdía una media de 657.000 euros por año en su facturación. Ahora, con el tema en los juzgados, la sociedad reclama a Orange España la cantidad de 2.406.280,87 euros 

CONSECUENCIAS DEL CESE

Tal fue la magnitud del problema que la empresa tuvo que cesar su actividad a los cuatro años por el sistemático impago y el gran estrangulamiento financiero que estuvo soportando. Casi 200 personas de toda España se vieron sin empleo por la gran presión económica que impuso Orange a esta distribuidora compostelana. 

Estos hechos llevaron a la sociedad a interponer una demanda contra la teleoperadora para reclamar todo el dinero perdido por las diferentes penalizaciones, facturas y amortizaciones que no fueron respaldadas. 

Después de cuatro años de espera, la distribuidora compostelana ya tiene fecha de juicio que se celebrará en este mes de abril. Esta causa marcará un antes y un después con la situación actual de la multinacional de las telecomunicaciones con el resto de los distribuidores que tiene a lo largo de España.

ORANGE IMPONE FACTURAS "ABUSIVAS E ILÍCITAS" A LOS CONSUMIDORES

Hace un par de semanas una sentencia del juzgado de instrucción Nº2 de A Coruña condenó a Orange por la emisión de facturas "abusivas e ilícitas" por el periodo completo en los casos en que el servicio se haya dejado de prestar antes de que concluya esa plazo. 

Comentarios
Lo más