Luis Penido: "Correr en Noia es como hacerlo en casa"

Luis Penido: "Correr en Noia es como hacerlo en casa"
Luis Penido: "Correr en Noia es como hacerlo en casa"

El piloto compostelano afronta la cita del calendario autonómico con la ilusión por bandera y a bordo del mítico Mitsubishi, coche que eligieron sus propios seguidores a través de una votación en Facebook

A Luis Penido le gusta el olor a goma quemada desde que mamaba biberones. Su pasión por el mundo de las cuatro ruedas es contagiosa y el afecto que desparrama le ha servido para convertirse en uno de los pilotos más queridos tanto dentro de la comunidad como más allá del Padornelo.

Aunque ya ha pegado muchos tiros en esto de los rallys y en sus vitrinas se acumulan trofeos y metales de todos los colores, Penido afronta cada prueba como un niño con zapatos nuevos. Este viernes regresa al Rally de Noia, una de las carreras más especiales, junto con el Rally do Botafumeiro, para el virtuoso piloto compostelano. Admite que las sensaciones son buenas en la previa, desgrana las claves de los tramos y agradece el afecto que le brindan sus fans y la afición gallega tanto personalmente como en redes sociales. De hecho, fueron sus propios seguidores los que eligieron por votación en Facebook el coche con el que a partir de este viernes surcará las carreteras de Noia. Penido en estado puro.

-Esto ya no hay quien lo pare.

(Se ríe). Efectivamente. El de Noia siempre es un rally al que le tenemos mucho cariño. Como el Botafumeiro no se puede celebrar siempre, para nosotros el de Noia es como correr en casa. Es una de las pruebas por excelencia del calendario, tiene mucha afición y ojalá la gente disfrute mucho durante todo el fin de semana. Además, la participación va a ser tremenda. No hay que olvidar que el tope de pilotos que pueden inscribirse son 150 y la organización tuvo que pedir en esta ocasión un permiso especial para que otros seis equipos no se quedaran fuera. Para que la gente vea el tirón y el auge que tiene el automovilismo. Y te pongo otro ejemplo: para el Rally Rías Baixas, que es a mediados del mes que viene, se agotaron las inscripciones en 48 horas.

-Pero eso tampoco es nada nuevo.

Siempre hubo afición, pero a ese extremo de que se agoten las 150 inscripciones... Yo creo que es una situación excepcional. Date cuenta que el periodo de inscripción se abre 20 ó 30 días antes de la carrera. Esto es como un ofertón de estos del 80% de El Corte Inglés y que haya gente en la cola en la puerta.

-Correrán con el 5 y con el Mitsubishi por petición popular. Curioso.

Sí, salimos con el número 5. En cuanto al coche, hicimos un testeo preguntando a los fans del equipo en redes y salió por mayoría que querían que fuésemos con el Mitsubishi. Es un coche mítico de rallys con el que hemos hecho buenas carreras. Vamos a apostar por estar en esta carrera con él. Luego la intención es ir aparcándolo e ir cogiendo currículum con coches modernos, pero no podemos olvidar que los aficionados son los que hacen posible que podamos competir, al igual que nuestro equipo y los patrocinadores. Agradecemos mucho su apoyo constante a nuestros proyectos. Cuando tienes tanto apoyo corres muy envalentonado. Es cierto que corres bajo presión, porque hay mucha gente pendiente de cómo lo vamos a hacer, pero el automovilismo siempre es presión.

-¿Llegan al 100% a este Rally de Noia?

Al no ser profesionales no. Cada uno tiene sus ocupaciones. Nuestro copiloto, por ejemplo, está trabajando en Madrid en una consultoría y llega el mismo viernes en avión. Luego bajaremos a Noia a hacer las verificaciones administrativas y técnicas y por la tarde toca montar las ruedas que toquen y correr un tramo espectáculo por la noche. Es un cambio de chip: sacar el traje de consultor o de lo que estés haciendo y ponerte en modo rally. Llegamos con ganas de hacerlo bien.

-¿Preocupa la meteorología?

Existe una preocupación importante porque las previsiones son muy cambiantes. Las ruedas que tengamos que montar y en la medida en la que acertemos puede ser bueno o malo de cara al resultado final.

-¿Le gustan los tramos?

Mucho. Son tramos muy bonitos por los que ya hemos corrido, aunque con muchas variantes. Se repite el tramo en la zona de Porto do Son, el de Montemuíño: son unos 15 kilómetros con muchos cambios de ritmo, zonas rotas, estrechas y rasantes. Es un tramo complicado que yo ya había corrido en mi primera participación en el Rally de Noia, que fue en 1996. Este año se retoma después de cinco o seis ediciones porque era una demanda hacia la organización. Hay otros tres tramos: el de Tambre, que es muy rápido y relativamente cerca de Santiago, y luego hay otro que se repite este año y que es muy espectacular, largo y selectivo. Es el que está en la zona de Mazaricos. En la zona intermedia, hacia parte final, hay tres rasantes seguidos y ahí se congregan miles y miles de personas. Es un tramo que marca muchas diferencias. Y luego está el tramo de Outes, que es rapidísimo, con una bajada final de infarto. Lo he corrido subiendo y ya era rápido, imagínate bajando.

¿Qué objetivos se marcan?

Para nosotros, si la carrera no la terminas de poco te vale. Aquí hay que llegar al parque cerrado, porque en un rally tan duro como este... A nosotros nos encantaría entrar entre los cinco primeros. Sabemos que nuestro coche, por el potencial, sería para estar entre los 10-12 primeros y creo que podemos estar entre los cinco primeros. Sería un gran resultado. Tenemos un coche potente y bonito, pero no de última generación.

-¿Y el Mini?

Lo aparcamos temporalmente porque los aficionados nos han pedido que vayamos a Noia con el Mitsubishi. En A Coruña lo hemos ido poniendo a punto, en nuestro gusto, e iba mucho mejor. Tenía la suspensión dura y el protector del cárter iba muy bajo. Levantaba piedras y la suspensión iba seca. Lo subimos para que copie mejor y ahora el preparador está mejorándole ciertas cosas para ganar un poco más de potencial y sacar peso. Esperamos hacer algunas carreras más con este coche.

-Por último, ¿se moja con los favoritos?

Ahí hay tres: Víctor Senra; Iago Caamaño con los R5 que van a ir muy rápido; y Alberto Meira, con un coche ligeramente inferior en competitividad, pero muy cerca de los otros. Todos conocen bien el terreno y seguro que va a estar apretado. A partir de ahí estaríamos varios con posibilidades de pisar podio y estar en puestos cabeceros. Es un rally muy apretado y como tengas algún pequeño problema y te despistes hay cuatro o cinco coches pequeños que van como balas.

Comentarios