Edificio Castromil: La historia de una ciudad

Edificio Castromil: La historia de una ciudad
Edificio Castromil: La historia de una ciudad

La publicación, coeditada por el Consorcio de Santiago y Ediciones Positivas, la presenta esta tarde el alcalde de la ciudad, Martiño Noriega, a las 19:30 horas en la Fundación Torrente Ballester

El Consorcio de Santiago y Edicións Positivas acaban de publicar el libro De Quiqui Bar... a Castromil, de Francisco Macías, director de Edicións Positivas. Se presenta esta tarde en la Fundación Torrente Ballester, a las 19:30 horas. En el acto estarán, además de el autor y coeditor, el alcalde de Santiago y presidente del Consorcio de la ciudad, Martiño Noriega; la gerente del organismo administrativo, Belén Hernández; y el responsable de Publicaciones del Consorcio, Juan Conde.

El Quiqui Bar se construyó entre los años 1925 y 1926 sobre un solar vacío. El resultado fue un edifcio modernista promovido por los compostelanos Manuel Ramallo Gómez y Ángel Gontán Sánchez e ideado por el arquitecto coruñés Rafel González Villar. Con él se elevó la calidad de los establecimientos santiagueses hasta niveles nunca antes conocidos. Lo más avanzado de la época en el campo constructivo estaba allí, desde un suelo poroso hasta escaleras de mármol, junto con sus famosas vidrieras. Y ponía las nuevas músicas y los nuevos gustos al alcance de todos, de hecho que no tardó en convertirse en un símbolo de modernidad en toda Galicia.

En la planta baja estaba el restaurante, rodeado de mesas de mármol para jugar, sobre todo al dominó y las cartas. En la parte superior había salas destinadas a las tertulias y un amplio local para bailes, conciertos... y había espacos para fumadores. La zona sur del edificio terminaba en una pared lisa a la que se pegaban varios quiscos de venta de complementos para gozar mejor de los espectáculos o de las comidas.

Pero la quiebra económica llega en 1929 y aparece Evaristo Castromil, que compra el edificio para acoger las oficinas de su empresa de autobuses, que se instalarán en la planta baja. La Comandancia Militar y la Subdelegación de Hacienda pasaron a ocupar la parte superior. El empresario quiso vivir en la planta superior pero su esposa no soportaba la contaminación que provocaban los autobuses ni el ruído. Y fue esa, según disntintas voces, una circunstancia clave en el futuro del edificio. "Se a familia Castromil continuase vivindo no inmoble é posible que nunca se demolese", indica Francisco Macías.

"No ano 1972 a densidade do tráfico obriga a facer unha estación de autobuses, á que se traslada Castromil, deixando o que fora Quiqui Bar abandonado, silencio e baleiro. En 1974 Santiago xa medrada moito e, co Ano Santo 1976 preto, os coches solicitaban paso para eles e os condutores aparcar o máis preto posible da zona vella e das súas casas". Así, en mayo de 1975 el Concello anuncia un nuevo concurso para la reordinación de la entonces llamada Praza de Gelmírez y para la construcción y explotación de un estacionamiento urbano y derrumbe de las edificaciones existentes. En septiembre de ese año comenzó el proceso de derrumbe del edifcio Castromil, que terminó en el mes de diciembre.

"O edificio modernista que naceu como Quiqui Bar e acabou sendo coñecido como Edificio Castromil é unha desculpa para falar da época da súa construcción, da vida compostelá dos anos 20 do século pasado, da economía, a arquitectura, o urbanismo, a música, os cafés... da cultura. E asemado, das épocas tristes que mataron este rexurdimento , os anos 70. E, como non, dos motivos e protagonistas da demolición, e das resistencias e resistentes a tales intencións", manifiesta Francisco Macías. El autor señala que la finalidad de esta publicación es "lembrar e, xa de paso, saber máis para coñecermos mellor Compostela":

El autro destaca que De Quiqui Bar... a Castromil "é unha hsitoria da cidade. A destrución do casal que ocupaba todo o centro da actual Praza de Galicia sucedeu na época de inicio do desarrollismo, o que conlevou unha certa aculturización e falsa moderninade que desprezaba o antigo, e fa´cia dos coches o eixo do urbanismo compostelán. A destrución deste edificio e de toda a praza é unha das primeiras vítimas do que algúnos consideran aínda hoxe o auténtico protagonista das políticas urban´´isticas e económicas, o automóbil".

Macías señala que "se ben a resistencia á demolición foi escasa si que debemos recoñercer e laor todas as persoas e organizacións que se opuxeron e mesmo traballaron en facer propostas alternativas aos intentos municipais de demoler unha riquza só para construír un aparcadoiro. O Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia, e principalmente determinados arqutectos, loitaron por protexer un ben común, un inmoble fermoso e útil para a poboación".

"Como o edificio Castromil segue na memoria dos composteláns, é polo que publicamos este libro, para comezar a aclarar unha cronoloxía da vida do edificio, da praza, e mesmo dalgúns aspectos da cidade e dos protagonistas, Aínda hoxe non se comprenden nin se aceptan os motivos da demolición, motivos que si se entendían naquela época recente", apunta el autor.

Comentarios