Tocados por una varita

Tocados por una varita
Tocados por una varita

Desde su aparición, la progresión del Lumos Compostela ha sido meteórica, pasando de ser último en la Copa de España 2015-2016 a reinar en el país y disputar, este mismo fin de semana, su segundo Campeonato de Europa, en esta ocasión en Alemania. Juegan al quidditch, ese deporte ficticio creado por J.K. Rowling en la saga literaria de Harry Potter

El quidditch, ese deporte ficticio creado por J.K. Rowling en la saga literaria de Harry Potter, saltó en 2005 del papel al campo en las universidades norteamericanas. Desde entonces, la práctica real de este deporte (mezcla de rugby, balón prisionero y balonmano) ha ido creciendo por el mundo y, actualmente, cuenta con un órgano regulador a nivel mundial, la International Quidditch Association, que tiene 300 equipos repartidos en más de 20 países.

Lo cierto es que esta disciplina deportiva hace tiempo que dejó de ser un mero juego ficticio para convertirse en un deporte real. Surgido en el año 2005 en la universidad norteamericana de Middlebury, el quidditch muggle ha ido creciendo a lo largo del tiempo, tanto en número de clubes como de jugadores, hasta alcanzar el estatus de deporte internacional con su propio reglamento, tácticas y competiciones oficiales.

El exponente de esta modalidad en Santiago es el Lumos Compostela Quidditch Team, joven formación que pasó en poco más de dos años del amateurismo inicial a conquistar dos Copas de España y varios títulos autonómicos, disputando el Campeonato de Europa de Bélgica en 2017 y de nuevo el torneo continental en este 2018, un Campeonato de Europa que precisamente arranca este fin de semana en Alemania. La iniciativa surgió en noviembre de 2015, cuando el decano del quidditch gallego, el Dementores de A Coruña, organizó una jornada de puertas abiertas en la capital de Galicia. Desde entonces, el Lumos cabalga hacia la excelencia y en la actualidad es el mejor conjunto del país y figuran en el top ten a nivel europeo.

Así, y a poco menos de 24 horas para que comience una nueva edición del Campeonato de Europa en el que tomarán parte un total de 32 equipos (sólo competirán dos españoles y ambos son gallegos), la expedición compostelana ya está en Alemania. El jefe del ejército local, Jorge Martínez, un joven estudiante que descubrió este deporte hace relativamente poco, desparrama ilusión y optimismo. "El Campeonato de Europa del año pasado fue nuestra primera experiencia y cumplimos expectativas. Pasamos la fase de grupos por primera vez en la historia de España. Nadie daba un duro por nosotros", anticipa el míster en la previa.

Un año más tarde, la experiencia y un nuevo Campeonato de España en el bolsillo han dado alas al Lumos. "En la fase de grupos tenemos ahora rivales en teoría más cómodos, por lo que la clasificación para la fase final del domingo creemos que será más asequible. El objetivo es acabar entre los ocho mejores de Europa", detalla. Cabe reseñar que el vigente campeón de Europa es un club belga.

A la hora de explicar al público cuáles son las claves del quidditch, Jorge Martínez aclara que es algo más que el deporte de Harry Potter. "Lo que se ve en la saga es más ficción. Nosotros realmente adaptamos la cantidad de jugadores, que es la misma de la saga de la peli, y los nombres. Luego llevamos un tubo de PVC, lo que sería la escoba, que en este deporte funciona más como un hándicap, al igual que en baloncesto los pasos o los dobles. Es una mezcla entre balonmano y el rugby o el fútbol americano porque hay contacto. Es una mezcla de varios deportes. Incluso viéndolo es difícil de explicar", subraya el preparador compostelano.

Sin ayudas

Pese a ser el rival a batir ahora mismo en España, el Lumos Compostela no cuenta con patrocinadores ni ayudas económicas. "Sale todo de nuestro bolsillo y la gran mayoría somos estudiantes. Actualmente organizamos un torneo en Santiago y estamos buscando patrocinadores. Al fin y al cabo se trata de ahorrar el máximo y buscar buenos vuelos. Este viaje a Alemania nos sale en unos 400 euros por cabeza sin tener en cuenta la inscripción", apunta Jorge Martínez.

Palmarés del Lumos Compostela

Torneos Oficiales

8.º en la Copa de España 2016
2.º en la Liga Galega 2015-2016.
1.º en el Torneo do Noroeste 2016-2017.
1.º en la Copa de España 2016-2017.
1º en la Liga Galega 2016-2017
Top16 en la European Quidditch Cup 2017
1.º en la Copa de España 2017-2018

Torneos Amistosos

1.º en el Torneo do Camiño 2016.
2.º en el Torneo Ciudad de Pontevedra 2016.
2.º en la Mangamore Kopa 2016.
2º en el Torneo do Camiño 2017
1º en la Mangamore Kopa 2017 

Cómo se juega

Para jugar al quidditch hacen falta dos equipos de siete jugadores de los que tres son cazadores que han de anotar la 'quaffle' (pelota de juego) en los aros rivales para sumar diez puntos por anotación. Dos son golpeadores que tratan de evitar el avance contrario; uno es el guardián que hace de guardameta y el séptimo es el buscador que ha de hacerse con la snitch (pequeña pelota dorada que despliega sus alas), momento en el que terminará el juego dándole antes 150 puntos al equipo que logre hacerse con ella.

En la versión original fantástica, todos los participantes vuelan sobre sus escobas Nimbus o la más evolucionada Saeta de Fuego que Harry usa regalada por su padrino Sirius Black, los golpeadores usan bates para desviar hacia el equipo contrario las 'bludgers' (pelotas para atacar a los rivales) y la snitch.

En la adaptada a la vida real, se utilizan tubos a modo de escoba, sujetos entre las piernas de los participantes; los golpeadores juegan a balón prisionero con los rivales, que deben volver a sus propios aros cuando son impactados y desde allí reanudar el juego, y la snitch es otro participante, vestido de amarillo, que envuelve una pelota de tenis en un calcetín, lo ata a su cintura y lleva su propio árbitro para determinar si la captura es válida. La pelota de juego (quaffle), por su parte, es un balón de voleibol.

Como elemento destacado, el quidditch es un deporte pionero en la integración del colectivo LGBT (Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales), ya que de los siete jugadores de cada equipo no puede haber más de cuatro que sean del mismo género, tomando como tal aquél del cual se sienta cada uno de ellos. Con hechizos de por medio o no, el quidditch es mágico también en el mundo real.

Comentarios
Lo más