Miles de personas salen a las calles de Galicia en las manifestaciones convocadas por la UGT y el CCOO

Miles de personas salen a las calles de Galicia en las manifestaciones convocadas por la UGT y el CCOO
Miles de personas salen a las calles de Galicia en las manifestaciones convocadas por la UGT y el CCOO

Los secretarios generalos de los dos sindicatos afirmaron que para la clase trabajadora es "tempo de gañar" derechos laborales y sociales recortados durante los años de la crisis

Miles de personas salieron este martes a las calles de Galicia en las manifestaciones convocadas por CCOO y UGT en el Primero de Mayo bajo lema «Tempo de gañar». Precisamente, los secretarios generales de las dos organizaciones, Ramón Sarmiento y José Antonio Gómez, respectivamente, recordaron que para la clase trabajadora es «tempo de gañar» derechos laborales y sociales recortados durante los años de la crisis. Desde Vigo, Gómez y Sarmiento reclamaron mejor empleo, mayores salarios, pensiones dignas y más igualdad.

Para los dirigentes de los dos sindicatos, «é de xustiza» que, en esta etapa de recuperación económica, la negociación colectiva refleje una mejora sustancial de los salarios en general y de los más bajos en particular, con cláusula de garantía para proteger el poder adquisitivo frente a un aumento excesivos de los precios de los productos de consumo. También exigieron el aumento de los compromisos empresariales en relación con la estabilidad y calidad del empleo, la reducción de las desigualdades, la protección de la salud y la inversión productiva. 

La economía gallega lleva cuatro años creciendo, un 3,1 % en el 2017, y las previsiones son de un 2,5 % para el 2018. Ya hay más empresas con beneficios que antes de la crisis y los dividendos repartidos están en máximos. Sin embargo, estos datos no se trasladan a los salarios: las condiciones de trabajo son cada vez más precarias, especialmente por culpa de la reforma laboral. 

Actualmente, nueve de cada diez contratos son temporales y su duración media es cada vez menor: casi la cuarta parte de ellos duran menos de una semana. La contratación a tiempo parcial, en la mayoría de los casos involuntaria, ganó peso en estos últimos años. Las mujeres son las principales perjudicadas de esta situación. Además, el 77 % del empleo a tiempo parcial está ocupado por mujeres y el boquete salarial de género provoca que dejen de percibir, por un trabajo igual o de superior valor, casi 5.000 euros anuales. 

La desigualdad y la pobreza consiguen niveles muy superiores a los que había antes de la crisis. La pobreza se cronificó: 67.500 hogares tienen todos sus miembros activos en paro y 34.700 personas carecen de ingresos. El empleo crece, pero a la cuesta de mayor precariedad, pues sigue aumentando el número de personas en riesgo de pobreza.

Los secretarios generales de CCOO y UGT alertaron de la desvalorización salarial y de la precarización de las condiciones de trabajo, promovidas por la reforma laboral, fomentan una recuperación basada en un reparto desigual de la riqueza y un modelo de crecimiento asentado en actividades poco productivas. 

Los secretarios generales de UGT y CCOO reivindicaron la necesidad de «revitalizar» la negociación colectiva, para que en ella se refleje una "mellora substancial" de los salarios en general y de los más bajos en particular, con cláusula de garantía para proteger el poder adquisitivo frente a un aumento excesivos de los precios de los productos de consumo. Como ejemplo pusieron el reciente acuerdo firmado en el ámbito del empleo público para la recuperación salarial y de la estabilidad del empleo. 

Gómez y Sarmiento también exigieron el aumento de los compromisos empresariales en relación con la estabilidad y calidad del empleo, la reducción de las desigualdades, la protección de la salud y la inversión productiva. 

Comentarios
Lo más