El CHUO ha puesto en marcha un sistema que previene la caída del pelo durante la quimioterapia

El CHUO ha puesto en marcha un sistema que previene la caída del pelo durante la quimioterapia
El CHUO ha puesto en marcha un sistema que previene la caída del pelo durante la quimioterapia

Esta solución estética se llevaba a cabo en centros privados pero el Hospital Universitario de Ourense ha decidido ofrecerlo a los pacientes de manera gratuita

La caída del cabello es uno de los efectos secundarios de la quimioterapia más traumático para los pacientes. El Centro Hospitalario Universitario de Ourense ha puesto en marcha un sistema que previene la caída del cabello durante el tratamiento de la quimioterapia. Esta solución estética se llevaba a cabo en centros privados pero el Hospital Universitario de Ourense ha decidido ofrecerlo a los pacientes de manera gratuita. Oncobel es una empresa pionera en implantar en España la prevención de caída del cabello inducida por procesos quimioterápicos en el caso de tumores sólidos. 

Este proceso se lleva a cabo mediante el enfriamiento del cuero cabelludo debido a que se cierran los vasos sanguíneos que riegan los folículos pilosos. De esta forma, se evita que los fármacos pasen a ese folículo piloso y lo destruyan. Así, se previene la caída del cabello y también, en la mayoría de los casos, de las cejas y las pestañas. 

¿CÓMO FUNCIONA?

Este procedimiento de enfriamiento continuo del cuero cabelludo se aplica mediante un gorro de silicona con un circuito integrado por el que circula un líquido refrigerante que se conecta a una máquina que mantiene la temperatura óptima. De esta manera, el cuero cabelludo alcanza la temperatura entre 19º a 21º C. a nivel de la piel, provocando que los quimioterápicos no lleguen a las células del folículo piloso. 

Estos gorros son suaves, flexibles y se ajustan estrecha pero cómodamente a la cabeza del paciente. Están fabricados a partir de material de silicona de alta calidad, libre de látex, adecuados para la mayoría de las formas de cabeza y se suministran 3 tipos de tamaños diferentes. 

El gorro debe mantenerse puesto en cada sesión de quimioterapia desde aproximadamente media hora antes de la infusión de medicamento, durante todo el proceso y hasta una hora y media posterior a recibir la quimioterapia. Se coloca dejando las orejas y la frente sin cubrir. Para que sea más efectivo es recomendable que el pelo esté mojado previamente. 

Además, es imprescindible empezar desde la primera sesión, ya que a partir de ese momento es cuando se empieza a perder el pelo. 

El procedimiento no inutiliza la acción de los quimioterápicos ni alarga los tratamientos. Por esto ha sido aprobado por la Comunidad Europea y por la FDA en EEUU. 

Comentarios
Lo más