Pirotecnia: Un empleo de alto riesgo

Pirotecnia: Un empleo de alto riesgo
Pirotecnia: Un empleo de alto riesgo

Esta no es la primera vez que sucede una explosión de material pirotécnico en Galicia

Pasaban 25 minutos de las cuatro de la tarde del día de ayer cuando los vecinos de Tui vieron como el tiempo se paraba. A esa hora, decenas de kilos de material pirotécnico que estaban almacenados ilegalmente en un solar de Tui, municipió pontevedrés, explotaban. A esta, le ha seguido una enorme columna de humo blanco que podía divisarse desde un radio de más de 10 kilómetros. 

La explosión, ha dejado un muerto y 30 personas heridas, entre ellas siete son menores de edad, según informó el 112. La onda expansiva ha causado numerosos daños en inmuebles y vehículos del entorno, y al menos 11 viviendas están completamente destruidas. Además, la pirotecnia ocupaba un almacén clandestino al que habían dado orden de clausurar hace años. La Guardia Civil ya ha detenido a Francisco R., el dueño del almacén de pirotecnia donde estaba guardado el material. 

Pero esta no es la primera vez que sucede una explosión de material pirotécnico en Galicia. En el año 1988 dos personas fallecían y otra resultaba gravemente herida en una deflagración registrada en el municipio de Coles. Las víctimas estaban realizando pruebas. 

En el año 2003 en Brión, Juan Carlos Ardións, de 31 años de edad y vecino de Negreira, murió en Brión (A Coruña) al explotar una carga de pólvora que estaba manipulando para la elaboración de fuegos pirotécnicos. La víctima trabajaba dentro de una caseta de hierro y hormigón perteneciente a la empresa Pirotecnia López, acondicionada para este tipo de tareas. El hecho de que para la manipulación de la pólvora y para la elaboración de los fuegos de artificio hubiese instalaciones individuales salvó a los otros dos trabajadores, que nada pudieron hacer por auxiliar a su compañero. Mientras la caseta que explotó quedaba destrozada, las otras dos apenas sufrieron daños. 

En Brión no acaba todo. La pirotecnia siguió haciendo de las suyas. En el año 2005, concretamente el 20 de julio, Manuel González falleció en una explosión en Veleixe (A Cañiza). Además de la de Brión y la de Veleixe se registraron otras tres explosiones, una en Solláns (Teo), otra en Areas (Paderne) y otra en Erbecedo (Coristanco), en las que por suerte, no hubo fallecidos. 

Comentarios