Todo por la música

Todo por la música

Tatiana Otero ha organizado una recogida de firmas en Change.org para que Compostela no pierda el encanto de la música en sus locales

Desde hace varios días, este medio de comunicación, viene hablando sobre el tema de la nueva Ley de Espectáculos de Galicia que prohibe la música en locales cerrados que no cuentan con una licencia de salas de concierto. Esto se cerraría a salas como Capitol, Sónar, Riquela y Malatesta que son las disponen del permiso especial. La Xunta aprueba esta ley, unicamente con los votos del PP, con la convicción de que este reglamento evite sucesos como los del Madrid Arena.

La cuestión se vuelve paradójica cuando la propia ley deja cierta libertad, con los permisos correspondientes, de los conciertos al aire libre en la ciudad. Con este panorama, sería normal ver la ciudad llenos de conciertos en las terrazas de los bares de la ciudad y siempre que el tiempo lo permita.

Ante este atropello cultural, algunas voces críticas han puesto el grito en el cielo y se han movilizado para llevar a cabo una recogida de firmas. Tatiana Otero, vecina de Compostela, es la promotora de una petición en la plataforma Change.org que está arrasando en internet. "En menos de dos días ya tenemos 6.000 personas que han firmado la petición y me han llegado rumores de que está respaldada por personas importantes del panorama cultural de toda España", afirma Tatiana.

La propia Tatiana deja claro que "la cultura se fue quemando a lo largo del tiempo en la ciudad pero ahora considero que esto es un sinsentido para todos los implicados, sean músicos, peregrinos o vecinos de la ciudad". "Compostela es mucho más que el Camino de Santiago, es una ciudad viva y llena de cultura que respira por todos los costados y así lo ve uno cuando pasea por la calles".

"Nuestra intención es llevar las firmas al alcalde, Martiño Noriega, y establecer un calendario de manifestaciones legales para poder llevar a la normalidad algo que considero que es injusto para la ciudad", dice tajantemete Tatiana.

La situación se vuelve más complicada con el paso de los días y las voces críticas ante lo que está sucediendo aumentan día a día. Ahora es el turno de hablar y poder hacer los cambios necesarios para que Santiago no pierda el encanto que tiene en sus calles y locales.

Comentarios