El Concello de Teo mantiene una reunión con representantes de Ames y Brión por la planta de residuos

El Concello de Teo mantiene una reunión con representantes de Ames y Brión por la planta de residuos
El Concello de Teo mantiene una reunión con representantes de Ames y Brión por la planta de residuos

La planta ocuparía una extensión de unos 135.000 metros cuadrados en la antigua cantera de Casalonga

El alcalde de Teo, Rafael Sisto, y la concelleira de Urbanismo, Uxía Lemus, mantuvieron ayer un encuentro con representantes municipales de los ayuntamientos de Ames y Brión para hablar del proyecto de instalación de una planta de residuos en la Casalonga. Por parte de Brión asistió su alcalde, José Luis García y desde Ames se acercaron Blas García, concelleiro de Servicios Básicos, y Javier García, edil de Medio Ambiente. 

El regidor teense agradeció la receptividad mostrada por los responsables de Ames y Brión en un tema que preocupa mucho en Teo. El grupo Toysal ha solicitado en la Xunta de Galicia la autorización ambiental integrada, un proceso largo en el que el proyecto será sometido la exposición pública y en el que se requerirán diversos informes sectoriales, incluido el del ayuntamiento. En este punto centró la reunión Rafael Sisto que le pidió colaboración a los ayuntamientos limítrofes en el período de alegatos. Tanto Ames como Brión limitan con Teo en la zona en la que se proyecta la instalación. 

El alcalde de Brión y los concejales de Ames mostraron su compromiso con esta petición y comparten la preocupación con el Concello de Teo por el negativo impacto que puede tener una planta de residuos en la zona. 

Moción aprobada por unanimidad 

En relación con este tema, el pleno de la corporación de Teo aprobaba por unanimidad una moción sobre este proyecto. La propuesta es fruto de la colaboración establecida entre los grupos políticos municipales. En la misma se acordó, entre otros puntos, rechazar que la instalación de gestión y tratamiento de residuos sea una actividad permitida en suelo rústico, conforme a lo establecido en el artículo 35 de la Ley 2/2016, del suelo de Galicia así como adoptar todas las medidas necesarias, de forma conjunta y coordinada, desde un punto de vista tanto institucional como administrativo y respetando la legalidad vigente, para evitar la instalación de esta planta de reciclaje en la Casalonga. 

También se mostró el apoyo a las vecinas y vecinos afectados y apoyar sus reivindicaciones destinadas a defender sus derechos y su calidad de vida y poner a su disposición los medios y los recursos para informarlos y asesorarlas. 

¿Cómo es el proyecto de la planta? 

La planta ocuparía una extensión de unos 135.000 metros cuadrados en la antigua cantera de Casalonga. Está pensada para tratar diversos tipos de residuos orgánicos, con un volumen que según el proyecto de la empresa se situaría entre las 80.000 y las 90.000 toneladas anuales. Los más numerosos serían los lodos procedentes de depuradoras de aguas residuales (25.000 toneladas al año), residuos de industrias agroalimentarias (22.000 toneladas anuales) y lodos de conserveras (20.000 toneladas anuales). 

Además procesaría 10.000 toneladas al año de subprodutos animales no destinados al consumo humano, técnicamente conocidos por las siglas SANDACH, y unas 3.000 toneladas anuales de purines y estiércol. 

El proyecto contempla habilitar los caminos de acceso y construir una nave de recepción de los residuos agroalimentarios con dos tanques para líquidos y semilíquidos y un búnker para sólidos, así como instalar dos dixestoresanaeróbicos, un tanque de almacenamiento de los dixestatos y la construcción de las oficinas. El proceso al que se someten los residuos sirve para obtener fertilizantes, metano para producir electricidad de autoconsumo de la planta, aguas de condensación y residuos inertes como plástico, metal y envases. 

Las aguas serían empleadas, según la compañía promotora del proyecto, para tareas internas como el lavado de camiones y para un hipotético arroyo de plantaciones forestales. El proyecto prácticamente no detalla el destino de los fertilizantes ni los estudios de demanda de los productos obtenidos.

Comentarios