El precio de los pisos de alquiler para estudiantes en Santiago se mantiene entre los más baratos de España

El precio de los pisos de alquiler para estudiantes en Santiago se mantiene entre los más baratos de España
El precio de los pisos de alquiler para estudiantes en Santiago se mantiene entre los más baratos de España

El precio medio del alquiler por persona en pisos de 3 o más habitaciones es de unos 180 euros

"Universitario busca piso barato". Es la frase que llevan escrita en la frente los centenares de estudiantes que en los últimos días peinan las rúas de Compostela a la caza de alojamiento. Internet ha dado un vuelco a las clásicas estrategias de rastreo. Además de recurrir a las inmobiliarias o a los anuncios de manufactura casera que empapelan tablones de facultades, farolas u otras piezas del mobiliario urbano, la Red multiplica las opciones de los demandantes en apuros. Y es que el paraguas de la Universidade de Santiago (USC) no tiene capacidad para cobijar a todos los miembros de su comunidad.

Más de 1.500.000 estudiantes cursarán una carrera universitaria durante 2018-2019. De ellos, más del 70% lo harán fuera de su lugar de origen, por lo que necesitarán encontrar un alojamiento. ¿Qué es lo que buscan y cuánto deberán pagar según la ciudad o provincia donde esté su centro de estudios?

¿Qué es lo que busca un estudiante universitario en un piso compartido y qué precios pagará? Habitaciones económicas y cerca de la Universidad son las más demandadas. Madrid es la ciudad universitaria más cara para alquilar, mientras que Santiago de Compostela es una de las más baratas. Inmobiliarias y estudiantes coinciden al decir que el principal requisito es que las habitaciones sean luminosas y de tamaño similar para que no haya diferencias y que así todos los inquilinos paguen lo mismo de alquiler. En resumidas cuentas, un estudiante busca un piso en el que solo vivan estudiantes, que sea barato y que esté situado cerca del Campus Universitario en el que va a estudiar.

No obstante, una de las principales quejas de los estudiantes es el estado de los pisos, que habitualmente son muy viejos y los muebles muy antiguos. La media de antigüedad de un piso es de unos veinte años, por lo que no es raro encontrarse con viviendas con humedades, grietas o calderas que precisan ser cambiadas. Los propios dueños son conscientes de que sus viviendas necesitan reformas, y ante las insistentes demandas de sus inquilinos, una vez ya están en el inmueble, acaban por ceder.

Los pisos de alquiler destinados estudiantes son completamente diferentes a aquellos que se alquilan a familias. Y no solo por el precio, sino por la antigüedad del inmueble y el estado de los muebles y electrodomésticos. 

Además, cada año son más los estudiantes que optan por cursar sus grados en la USC, por lo que el número de pisos escasea en ocasiones. Además, y pese a ser una de las ciudades más baratas de España para alquilar, estas dos inmobiliarias confiesan que desde hace un par de años este año el precio de los pisos ha subido entre un 5 y un 10 %. De esta manera, en la actualidad, el alquiler de este tipo de pisos oscila entre los 140 y los 180 euros al mes por persona por un piso de tres habitaciones, que es la modalidad más demandada por los estudiantes. 

Residencias universitarias

A pesar de no ser la opción más económica, los estudiantes de primer curso de universidad suelen preferir irse a una residencia que a un piso compartido. Una decisión que suele estar motivada por los padres, que creen que el primer año es de adaptación. En las residencias se les proporcionan servicios de limpieza y comidas, liberándolos de responsabilidades que pueden complicar su adaptación. Pero disfrutar de estos servicios tiene un precio. La tarifa de una habitación con pensión completa en una residencia privada suele rondar los seiscientos euros. 

Internet

Ya por último, Internet ha revolucionado la tormentosa tarea de encontrar cobijo para el curso. Decenas de páginas web sirven de plataforma a miles de universitarios de toda España que buscan compañero para poder afrontar gastos, habitación o vivienda completa. Basta con bucear por la telaraña digital para localizar todo tipo de propuestas. También agencias y particulares disponen en la Red de un espacio para colgar sus ofertas. Y es que, a estas alturas, buena parte del rastreo inmobiliario se puede realizar sin moverse de casa con un simple golpe de clic.

Comentarios
Lo más