La Guardia Civl incrementa los controles a los taxis

La Guardia Civl incrementa los controles a los taxis
La Guardia Civl incrementa los controles a los taxis

Se ha podido detectar que algunos conductores de estos vehículos no hacen uso del taxímetro estado obligado a ello

Desde la pasada primavera del año 2017, componentes de los grupos de especialistas de transportes de la Agrupación de Tráfico del Subsector de A Coruña, vienen desarrollando de forma reiterada actividades de control de transporte de viajeros en taxi.

Muchos de los viajeros son recogidos en el aeropuerto de Santiago de Compostela, teniendo destinos tan diversos como las localidades de Lugo, Sarria, Portomarín, Samos, Melide, Arzúa, etc… Tratándose de peregrinos que tienen la intención de iniciar el Camino de Santiago, desde dichas localidades.

Tras las operaciones de control se ha podido comprobar que cierto número de taxis no pertenecen al Concello de Santiago, pudiendo apreciarse con reiteración conductas perseguidas por la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre, tales como la falta de contrato para servicios iniciados fuera del término municipal, incumplimientos de régimen tarifario o la falta en el exterior de los vehículos de los preceptivos distintivos que informen de dicha actividad. También se ha podido detectar que algunos conductores de estos vehículos no hacen uso del taxímetro estado obligado a ello, pactando precios al realizar el servicio contratado por agencias de viajes.

Desde la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, se recuerda que todas estas infracciones, así como las recogidas en la Ley 4/2013, de 30 de mayo, de Transporte de personas en vehículos de turismo, suponen una práctica ilegal que causa un perjuicio al sector, constituyendo una competencia desleal hacia los trabajadores que sí cumplen las normas. Así mismo, los usuarios corren el riesgo de tener que abonar tarifas desmesuradas.


Mediante este tipo de controles los especialistas de transportes de la ATGC pretenden evitar las actividades fuera de la legalidad, en cuanto a contratación irregular. Además, estas prácticas favorecen el impago de los correspondientes impuestos a los que el resto de conductores profesionales del taxi en condiciones legales, si están obligados.

Comentarios