La exposición 'En construcción' subraya el encuentro entre arte y arquitectura en el CGAC

La exposición 'En construcción' subraya el encuentro entre arte y arquitectura en el CGAC

En construcción traza un recorrido a través de la obra de artistas muy diferentes, con registros distintos, pero que en algún momento de su trayectoria trabajaron a partir de la idea de la construcción 

El Centro Gallego de Arte Contemporáneo inauguró la exposición En construcción, que subraya el encuentro entre arte y arquitectura en el CGAC. La muestra temporal, que va a permanecer abierta al público hasta el 28 de octubre, “ahonda en la idea de construcción como clave para comprender la relación del ser humano con el espacio, el paisaje y la casa”, según señaló el secretario general de Cultura, Anxo Lorenzo. Recordó, además, que el museo está a punto de celebrar su 25 aniversario y señaló que es “un espacio de diálogo y convivencia para artistas muy dispares”.

En la rueda de prensa de presentación también tomaron parte el director del CGAC, Santiago Olmo, y varios de los artistas que participan en el proyecto expositivo, Tamara Feijoo, Marlon de Azambuja, Juan Gopar, Kiko Pérez, Hisae Ikenaga y Pedro Barreiro.

A través de alrededor de 40 obras, tres de ellas producidas en el CGAC, la exposición, comisariada por Santiago Olmo, le rinde también homenaje al diseño arquitectónico del propio centro, obra de Álvaro Siza. Integradas en la muestra aparecen varias obras pertenecientes a la colección, algunas recientes, como las de Tamara Feijoo y Pablo Barreiro, adquiridas en 2018, y otras incorporaciones más antiguas, como las de Rosendo Cid o Lara Almarcegui.

En construcción traza un recorrido a través de la obra de artistas muy diferentes, con registros distintos, pero que en algún momento de su trayectoria trabajaron a partir de la idea de la construcción. La mayoría de las obras se realizaron entre los años noventa del siglo pasado y la década de 2000, y se enmarcan en la diversidad de las prácticas de los campos expandidos, entre el constructivo y la reutilización de materiales de diferente naturaleza.

Los artistas y sus piezas

El proyecto expositivo explora la idea de construcción como conjunción de diversas metodologías de trabajo, en las que se integran materiales diferentes para crear piezas entre la pintura y la escultura, obras de arte en las que reciclaje, arquitectura y diseño se mezclan. Así, en obras como las de María Luisa Fernández, se observa una transformación del concepto de escultura, mientras que en la de Jessica Stockholder hay un dominio de la preocupación plástica y visual.

La instalación Brutalismo, del artista brasileño Marlon de Azambuja, refleja, a modo de maqueta, la estructura de las diversas construcciones que componen la ciudad. En el contexto de maqueta como herramienta, se desarrolla también la obra de Juan Gopar, y el ladrillo le sirve a Héctor Zamora como un elemento estético y formal para diseñar las distintas piezas que componen su obra De/construcción.

La pieza de Fernanda Fragateiro los remiten también al ladrillo, pero en una visión más sutil, con una estética entre el minimalismo y lo conceptual. Björn Dahlem, Thobias Rehberger y Pablo Barreiro establecen a través de su obra un diálogo muy productivo con el diseño.

La obra Volkstuinen que van a desaparecer, de Lara Almarcegui, los sumergen en la destrucción de unos pequeños huertos urbanos, los volkstuinen, muy habituales en el norte de Europa. Hisae Ikenaga parte de la deconstrucción de un mueble para dar forma a su escultura La distancia nº 2, mientras Rosendo Cid les da una segunda oportunidad a materiales de desecho.

La pintura, con su potencial para transformar espacios, cobra protagonismo en las obras de Tamara Feijoo y Kiko Pérez. Las instalaciones-acciones, construidas con cartones pintados de colores, se destruyen al atravesarlas, para darles origen a sus series de cuadros de cartón y su significativo título Construcción.

Colección 25

También se puede visitar en el museo, hasta el próximo 30 de septiembre, la muestra Colección CGAC 25 que recorre el primer cuarto de siglo de su historia a través de un total de 89 piezas escogidas entre las 1.276 que conforman la colección. La exposición subraya la función transformadora del CGAC como institución cultural que integra la función de museo, la de centro de arte que innova con proyectos expositivos temporales y, finalmente, como arquitectura internacional y referente de modernidad, haciéndole así un homenaje al edificio proyectado por Álvaro Siza.

Comentarios