Feijóo afirma que "tomarán nota" de lo que dicte el TS sobre el fallo que anuló un nombramiento en el Valedor

Feijóo afirma que "tomarán nota" de lo que dicte el TS sobre el fallo que anuló un nombramiento en el Valedor

Los populares, con sus 41 votos, respaldaron la continuidad de Otero y, como reiteró este miércoles Feijóo, sostuvieron que si se hubiese entregado toda la documentación de la que dispusieron ahora los diputados, la sentencia del alto tribunal gallego "no sería la misma"

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado que "tomará nota" de la sentencia que dicte el Tribunal Supremo sobre el fallo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) que anuló el nombramiento de María Puy Fraga, hermana del portavoz parlamentario del PPdeG, como jefa de servicio de Administración y Personal en el Valedor do Pobo.

El pleno de la Cámara debatió este martes sobre la petición de cese que hicieron En Marea y PSdeG, por un lado, y BNG, por otro, tras el fallo judicial que, según anunció la valedora, Milagros Otero, se ha recurrido en casación ante el Supremo. Los populares, con sus 41 votos, respaldaron la continuidad de Otero y, como reiteró este miércoles Feijóo, sostuvieron que si se hubiese entregado toda la documentación de la que dispusieron ahora los diputados, la sentencia del alto tribunal gallego "no sería la misma".

El fallo judicial, como ha recordado el portavoz de la formación En Marea, Luís Villares, este miércoles en la sesión de control al Gobierno, recoge "desviación de poder" y "vulneración flagrante" de los derechos de los candidatos en el proceso de selección para el nombramiento, de libre designación.

En el cara a cara, Villares preguntó a Feijóo qué hará si la sentencia del Supremo ratifica la emitida por el TSXG. "Tomaremos nota", ha afirmado el presidente de la Xunta, quien en su intervención recordó que el nombramiento le corresponde al Parlamento y no al Ejecutivo autonómico, aunque él mismo como miembro del Grupo del PPdeG apoyó la continuidad de la valedora.

Pero el debate entre ambos políticos terminó, como es habitual en las sesiones de control, en un rifirrafe en el que Feijóo volvió a cuestionar que Villares "dictase sentencias contra la Xunta mientras se preparaba para ser candidato" a la Presidencia. El portavoz de En Marea, visiblemente molesto, protestó contra estas afirmaciones e incluso trató de que el presidente de la Cámara, Miguel Santalices, obligase a retirar estas declaraciones, que el jefe del Legislativo encuadró en el "debate político".

"Es la honra de todo un tribunal. Es la dignidad de todo un tribunal", apelaba, sin micrófono, Villares desde su escaño, en referencia a que los fallos judiciales los dictan tres magistrados. Sus protestas le costaron que Santalices le llamase al orden dos veces, a una sola advertencia de ser expulsado del hemiciclo.

"DEFENSA BASTANTE DEFICIENTE"

Durante su intervención, el presidente autonómico, siguiendo la misma línea de los populares en los últimos debates, reconoció que la valedora siguió "una defensa bastante deficiente" ante el recurso que presentó uno de los 18 candidatos contra el nombramiento.

A ello, Luís Villares le recordó que en 2017, el Valedor do Pobo registró una petición de modificación del reglamento interno para adaptarlo a la ley de transparencia, lo cual incluía poder nombrar a un abogado de fuera de la institución para ejercer la defensa de la defensoría gallega, como ocurrió en este caso. Precisamente, En Marea pidió suprimir este aspecto.

Feijóo ha ironiza con que Villares haya tenido "valor" de acudir a la Cámara con esas exigencias de dimisión "después de tener una diputada como la que tiene", en referencia a Paula Quinteiro, que se vio envuelta en un incidente con la Policía Local de Santiago en marzo y para quien el propio portavoz parlamentario de En Marea pidió su dimisión.

"Vamos a respetar la sentencia. Somos demócratas", ha aseverado el presidente autonómico, quien ha advertido a Villares de que "dictar sentencias contra la Xunta" cuando se preparaba para ser candidato "le va a perseguir durante toda su biografía política", a la cual, en todo caso, no le auguró más que "poco tiempo".

Esto fue lo que provocó el enfado del portavoz de En Marea, a quien defendió después su viceportavoz, Antón Sánchez, quien dijo que "las fotos con Marcial Dorado sí que van a perseguir toda su biografía" a Feijóo, que ya no estaba en el hemiciclo en ese momento.

"ENCHUFISMO"

Los cruces de acusaciones se repitieron durante todo el debate, de manera que Villares reprochó a Feijóo que se "colocase al lado del enchufismo y de los apellidos" de una familia al sostener a Milagros Otero en el cargo, cuyo mentor fue el padre de María Puy Fraga, como ella misma reconoció en el Parlamento y sobre lo que, precisamente, motivó su abstención en el proceso cuando se conocieron las candidaturas (como ella dijo también).

Estas palabras fueron contestadas por el presidente gallego, quien lamentó que Villares "injuriase" a familias "que no se pueden defender" y a un partido, el PP. "800.000 gallegos somos corruptos", ha dicho --con tono de reprobación--, sobre la lógica del portavoz de En Marea, a quien le ha preguntado si no le "avergüenza" lo que refleja el diario de sesiones sobre sus intervenciones.

El mandatario autonómico recordó que "la Xunta no nombró a la valedora" y se preguntó si su cese tiene que ver con que el PSOE quiere que el vicevaledor, nombrado por su grupo, se quede en funciones o al revés, quiere cambiarlo, porque ahora tiene otra dirección en el partido. De hecho, se fijó en que los socialistas no han hablado sobre Pablo Cameselle, en quien Milagros Otero delegó el proceso de nombramiento.

Comentarios