Peregrinos, visitantes y vecinos llenan las calles de Santiago para conmemorar el Día da Patria Galega

Peregrinos, visitantes y vecinos llenan las calles de Santiago para conmemorar el Día da Patria Galega
Peregrinos, visitantes y vecinos llenan las calles de Santiago para conmemorar el Día da Patria Galega

Los caminante perciben "saturación" en el Camino Francés a partir de Arzúa (A Coruña), donde confluyen diferentes rutas

Cada 25 de julio la capital gallega se convierte en el centro de la celebración del Día da Patria, una jornada que no pasa desapercibida para los santiagueses, pero tampoco para los peregrinos que se acercan a Compostela desde cualquier parte del mundo.

Muchos caminantes han programado finalizar el Camino este miércoles para llegar a la Praza do Obradoiro el día en el que se conmemora al Santo Santiago Apóstol y a la nación gallega.

Otros visitantes han pisado la plaza que confronta la Catedral sin saber la cantidad de festejos preparados para este 25 de julio, una jornada en la que peregrinos, locales y visitantes atraídos por el festivo llenan cada rincón de la ciudad.

Cada uno de ellos guarda un motivo que lo lleva a visitar la figura del santo más abrazado de todo el mundo y que, durante este día, ve incrementadas las colas que se forman para cumplir con la costumbre del abrazo.

UNA HISTORIA DE TANTAS

Entre los peregrinos se esconden historias que convierten cada camino en una "transformación interior" particular, como es el caso de una familia de Jaén que ha realizado la ruta francesa desde O Biduedo (Lugo).

Padre, madre e hijo de nueve años han tardado doce días en concluir el Camino de "una forma poco habitual" para que Lucas, el pequeño de la familia, "conozca el camino y la magia de los bosques" gallegos, según las palabras de su madre (que no ha querido dar su nombre).

En total, la familia ha hecho un recorrido de casi 150 kilómetros en los que solamente el hijo se estrenaba en el Camino, ya que tanto el padre, Antonio, como la madre realizaron la ruta hasta Santiago seis y siete veces, respectivamente, desde diferentes partes de España.

La madre ha hecho alusión a lo "fantástica" que es Galicia y la "magia de los bosques y del Camino", sobre todo la Ruta Primitiva, que no cuenta con muchos "servicios", va "poca gente" y en ella puedes "caminar con tu yo".

SATURACIÓN EN EL CAMINO FRANCÉS

En este sentido, Antonio ha señalado la "saturación" existente en el Camino Francés a partir de Arzúa (A Coruña), donde tuvieron "más problemas" para encontrar alojamiento". Esta opinión es popular entre otros peregrinos.

Tres amigos procedentes de Irún (Guipúzcoa), que han realizado el Camino del Norte, coinciden en que "este año hay más gente que el pasado", sobre todo en el "punto donde se une" el Camino del Norte con el Francés, justo en el pueblo de Arzúa.

Sin embargo, los hosteleros que regentan los albergues del final de cada etapa han percibido que durante los siete primeros meses de 2018 "ha venido menos gente" que durante el ejercicio anterior por las mismas fechas, e incluso hay una menor afluencia este julio que en los meses de "mayo y junio".

Así a todo, los datos de la Oficina de Acogida al Peregrino han recontado que el mes pasado se entregaron 4.000 'compostelas' más que en el mismo periodo del 2017.

Asimismo, en la última jornada se han recogido 2.090 certificados que acreditan a los peregrinos que llegaron el día 24 de julio, según las estadísticas de la misma oficina.

EL FIN DEL CAMINO

A pesar de que recoger la 'compostela' supone firmar el fin del Camino de forma oficial, muchos peregrinos optan por continuarlo hasta Fisterra (A Coruña) y acabar su travesía en el 'Finis Terrae', el fin de la Tierra.

Es el caso de los tres peregrinos vascos que, por su afición "al senderismo", se han decantado por acabar la ruta en el Cabo Fisterra después de los 824 kilómetros que abarca el Camino del Norte.

La forma de despedir la travesía por la que ha adoptado la familia jinnense es la más habitual entre la mayoría de caminantes que se acercan a Compostela, pasa por el "ritual" de acudir a la misa y abrazar al Apóstol, una práctica que, según la madre de Lucas, "le da más fuerza al Camino" y culmina una "experiencia impresionante".

Comentarios
Lo más