Los Charlines, una de las grandes familias de la droga

Los Charlines, una de las grandes familias de la droga

COMPOSTELA24HORAS.COM hace un repaso al perfil de una de las grandes familias del narcotráfico gallego

Amados y envidiados por muchos en otra época y ahora denostados por gran parte de la población, los Charlines fueron y siguen siendo uno de los mayores clanes del narcotráfico en Galicia. La tercera generación sigue manteniendo el negocio a flote pero Manuel Charlín Gama, el patriarca de la familia, sigue manejando los hilos de una organización que es temida por muchos en la zona. 

Manuel Charlín Gama nació en Vilanova de Arousa en 1932 y desde muy joven siempre se ha dedicado al mundo del hampa primero con el estraperlo introduciendo alimentos durante el franquismo. En 1975 da un paso adelante para comerciar con chatarra y penicilina que traía desde Portugal pero a partir de la década de los 80 es cuando comienza a coger fama.

Fue de los primeros en pasarse al contrabando de tabaco, el famoso rubio de batea, vendido en muchos bares de la zona del Barbanza. Poco a poco dio comienzo una expansión en el negocio que lo llevó a dar otro salto mucho más grande, la droga. Con sus contactos que inició en la cárcel Modelo de Barcelona con colombianos, Charlín comenzó a traer hachís y cocaína a las costas gallegas. 

Pronto su fama comenzaría a crecer de una manera abrumadora. En 1990, el juez Baltasar Garzón, dentro de la Operación Nécora, lo detuvo. Después de cuatro años entre rejas salió de la cárcel pero poco le duró la alegría al patriarca de la familia ya que días después fue otra vez detenido por la presunta implicación en la muerte de Manuel Baúlo.

Un año más tarde, en 1995, fue detenido en otra operación llevada a cabo por el juez Garzón. Esta vez, Charlín no pudo escapar y no volvió a pisar la calle hasta 2010. El 17 de julio de ese año, el patriarca de los Charlines salió de la cárcel y se refugió en su casa de Vilanova. Dos años más tarde, murió su mujer y se quedó solo en casa con su hijo, Melchor Charlín.

Ahora, con la detención de esta operación, es cuestión de tiempo saber si puede esquivar la cárcel o pasar los últimos años de su vida otra vez entre rejas.

ADELAIDA CHARLÍN

La más desconocida del clan. Fue condenada en 2003 por narcotráfico y en 2007 por blanqueo de dinero. 

JOSEFA CHARLÍN

La mano derecha de su padres, su dureza y rigidez la convirtieron en la líder natural del clan cuando su padres estuvo en la cárcel. Dirigió durante muchos años la conservera Charpo, la tapadera de la familia para blanquear el dinero y más tarde sería el núcleo duro de la familia.

Fue condenada en multitud de ocasiones por blanqueo de capitales, delitos contra la Hacienda Pública, tráfico de drogas, etc. En 2012 quedaría en libertad.

Su hija Noemí Outón Charlín también está metida dentro del verdadero negocio familiar y pertenece a la tercera generación

TERESA CHARLÍN

En 2010 fue detenida dentro de la Operación Repesca y fue puesta en libertad tras pagar una fianza de 30.000 euros. Su hija es Natalia Somoza Charlín, fruto de la relación con el traficante Carlos Somoza.

MANUEL CHARLÍN, 'MANOLITO'

El hijo mayor varón del patriarca y más conocido como Manolito. Fue apresado con 18 años por un alijo de hachís y de ahí comenzó su carrera delictiva.

Fue uno de los que pudo escapar durante la Operación Nécora pese a su fuga y posterior detención en Portugal, sería absuelto por la Audiencia Nacional. En 2004 y 2010 también fue detenido aunque quedó en libertad tras pagar la correspondiente fianza.

MELCHOR CHARLÍN

Es el único de los hijos que vive con el padre y que fue detenido durante la mañana de ayer. Se le conocía como El Crápula en la década de los 80 pero poco a poco fue perdiendo ese mote para quedarse con su nombre; Melchor.

Después de su padre, sus andanzas por la cárcel fueron bastante numerosas incluso con fuga incluida a Marruecos del que fue extraditado en 1997. Fue detenido en 2010 por la famosa Operación Repesca contra su familia. Actualmente se encontraba en libertad bajo fianza a la espera de juicio.

ÓSCAR CHARLÍN

El benjamín de la familia. En 2003 fue condenado a ocho años de cárcel por blanqueo de capitales. En 2010, dentro de la Operación Repesca, fue detenido y puesto en libertad tras pagar una fianza de 30.000 euros.

Comentarios