Argumenta que la denuncia de maltrato fue un "montaje" de la familia

Argumenta que la denuncia de maltrato fue un "montaje" de la familia

Así lo ha indicado al concluir la vista oral celebrada en la Audiencia Provincial de Ourense a puerta cerrada, meses después de que se hubiese suspendido por la ausencia de una perito forense

Un acusado de un delito de malos tratos en el ámbito familiar a sus hijos menores, abusos sexuales y violencia habitual, José F.B., alias Paspayo, ha negado hoy los hechos que se le imputan y ha atribuido la denuncia a un "montaje" por parte del entorno familiar por tema relacionado con la custodia al tiempo que ha asegurado que tiene "la conciencia tranquila".

Así lo ha indicado al concluir la vista oral celebrada en la Audiencia Provincial de Ourense a puerta cerrada, meses después de que se hubiese suspendido por la ausencia de una perito forense que hizo las exploraciones a las víctimas en Portugal, donde residen en la actualidad con una abuela.

Durante el juicio, la Fiscalía ha ratificado su petición de diez años de prisión: seis, por un delito de abusos sexuales, además de otros dos, como presunto autor de un delito de violencia habitual, y otros dos años por sendos delitos de maltrato en el ámbito familiar. La defensa, por su parte, ha solicitado la libre absolución al negar los hechos que se le imputan.

Según recoge el Ministerio Público en su escrito, los hechos se circunscriben en el periodo comprendido entre diciembre de 2013 y marzo de 2015, cuando los menores, regresaron al domicilio familiar para reanudar la convivencia con sus progenitores.

La Fiscalía sostiene que desde ese momento el acusado ejerció "prácticamente a diario" violencia física sobre sus dos hijos, "propinándoles golpes en cualquier parte del cuerpo". Para ello, esgrime que llegó a utilizar en ocasiones objetos como una cuerda, un palo, una escoba o el cinturón, siendo la abuela testigo alguna vez. No consta sin embargo parte de lesiones y que la acusación atribuye a que no los llevaban al centro de salud.

En una de esas ocasiones, cuya fecha no ha podido ser determinada, la fiscal sostiene que el encausado golpeó a su hijo "con una escoba en la cabeza", argumentando que no había recogido la cocina y también que en las navidades de 2014, pegó a su hija con una cuerda" si bien no constan las lesiones.

Asimismo, cree que pernoctó "en varias ocasiones en la misma cama que sus hijos, momento en que con un claro ánimo libidinoso, realizó tocamientos" a su hija.

Preguntado a este respecto, el acusado ha atribuido el contenido de la denuncia a "un montaje" por parte del entorno familiar y, en concreto, de la madre de los menores, después de que un juzgado le diese a él la custodia de los hijos. En la actualidad, los menores residen con la abuela en Portugal

"Ningún médico forense admitió que hubiese habido abusos sexuales ni nada, es mentira", ha zanjado el acusado, quien ha asegurado que a la semana de echarla de casa y llevar a sus hijos con la abuela ella le amenazó "con arruinarme la vida y meterme en prisión para siempre".

"Tengo mi conciencia tranquila", ha resumido el acusado, quien ha asegurado que la relación con sus hijos es buena. "Aún hablé ayer con ellos, voy a Portugal a verlos y comemos juntos o vienen ellos aquí", ha resumido el hombre, quien acusa a la madre de estar siempre "borracha o drogada". 

Comentarios