La dimisión de Montón muestra la debilidad del Gobierno de Pedro Sánchez

La dimisión de Montón muestra la debilidad del Gobierno de Pedro Sánchez

El Gobierno de Sánchez se encuentra en una situación complicada que puede terminar con un adelanto electoral

Ayer por la mañana nadie daba por hecho que los acontecimientos que desarrollarían a lo largo del día podían terminar con la cabeza de Carmen Montón, ahora ex ministra de Sanidad y Consumo.

La exclusiva de eldiario.es dejaba al descubierto una modificación de las notas en las actas del máster de la Universidad Rey Juan Carlos, que había cursado Montón durante el curso 2010/2011. 

Con la publicación en las calles, la URJC tuvo que salir al paso y admitió que hubo una rectificación de las calificaciones posteriores al plazo de publicación de las actas. La propia universidad avisaba que iniciaba una serie de investigaciones para conocer el motivo de las irregularidades.

En declaraciones en la Cadena SER, la ex ministra afirmaba que se sentía "tranquila" y que siempre ha facilitado toda la documentación pertinente a los periodistas. Ante la pregunta si dejaba fotocopiar su TFM, Montón dejaba claro que no, no facilitaría una copia a los medios aunque dejaba verlo en su presencia.

Por la tarde se esperaba la comparecencia de la ex ministra en el Senado pero Sánchez comunicaba que no asistiría. En su lugar se pudo ver como el presidente del Gobierno defendía la integridad de Carmen Montón y que la apoyaba en su lucha para sacar a la luz la verdad.

Lo que parecía que podría quedar en días con más investigaciones por parte de los medios para conocer la verdad tras las irregularidades termión con la exclusiva de La Sexta. La cadena de Atresmedia publicaba una copia del trabajo de fin de máster de Montón y se desvelaba como había partes del TFM que fueron plagiados de otros autores sin mención alguna o incluso partes copiadas de la Wikipedia.

La presión en Moncloa estaba al límite y a las 21:15 horas, en la sede del Ministerio de Sanidad, Montón salía ante los medios de comunicación para anunciar la renuncia a su cartera a la vez que defendía la "transparencia y honestidad" ante las acusaciones de irregularidades.

Esta es la segunda dimisión del Gobierno de Pedro Sánchez en 100 días en el Ejecutivo. Si la primera víctima fue Màxim Huerta con su fraude fiscal, Montón termina su carrera con los problemas de su máster en la URJC.

LA DEBILIDAD DE SÁNCHEZ

Ante esta situación el Gobierno de Pedro Sánchez se encuentra en una situación bastante delicada tanto en sus filas, como en el apoyo de los barones socialistas y en el propio Congreso de los Diputados.

La minoría de diputados que tiene actualmente dificulta la toma de decisiones en ciertos asuntos de calado y tiene que contar con el apoyo de Unidos Podemos y los nacionalistas catalanes y vascos.

En los próximos meses veremos si Sánchez es capaz de sacar adelante los PGE del 2019 con el que tendrá que hacer malabares con los diferentes grupos políticos para llegar a acuerdos que permitan desbloquear los presupuestos "de la senda del crecimiento social".

Por si fuera poco, la popularidad del presidente está cayendo por los suelos en las últimas semanas por la inacción, los titubeos y las diferentes rectificaciones que hace de su política. Está mostrando un desorden que afecta a su Gobierno y a su persona.

Sea como fuere, la problemática del Ejecutivo se sigue agravando con el paso de las semanas y el horizonte, pese a que muchos no lo quieran ver, llevan a un camino de adelanto electoral.

Comentarios