Mastercard calcula que en 2020 el 38 % de los pagos será digital

Mastercard calcula que en 2020 el 38 % de los pagos será digital

El caso de España es digno de mención, destaca, ya que se trata de un país donde un 70 % de las transacciones se realizan en efectivo, "lo que implica que tiene un potencial de crecimiento muy importante"

La directora general de Mastercard España, Paloma Real, no cree que el dinero en efectivo vaya a desaparecer a medio plazo pero ve imparable el avance los medios de pago digital, ya que las estimaciones de la empresa de medios de pago indican que en 2020 un 38 % de los pagos será por esta vía.

En una entrevista con Efe, Paloma Real, que en noviembre cumplirá un año en el cargo tras seis en la compañía, ve un enorme potencial de desarrollo para las tarjetas a través de estos canales donde están integradas -móviles, relojes inteligentes o tabletas-.

El caso de España es digno de mención, destaca, ya que se trata de un país donde un 70 % de las transacciones se realizan en efectivo, "lo que implica que tiene un potencial de crecimiento muy importante".

Por primera vez, según datos del Banco de España, ha crecido en España el volumen de operaciones en punto de venta frente a la retirada de efectivo para realizar compras, un dato "muy significativo" en un país donde circulan ya más de 80 millones de tarjetas, recuerda Real, "un hito".

Y donde la ratio ha pasado en el último año de 1,2 a 1,8 tarjetas por ciudadano.

El plástico es un medio de pago "muy versátil, que ofrece la mayor seguridad y comodidad al cliente", explica Paloma Real, que pese a este halagüeño panorama defiende la necesidad de poner en marcha programas de educación financiera, ya que un 18 % de los españoles está en riesgo de exclusión financiera digital.

En parte, aclara, esto se debe al proceso de reestructuración del sector, que ha provocado que muchas localidades no tengan sucursales bancarias.

En conjunto, prosigue, el mercado español cuenta tiene una gran experiencia en medios de pago y con gran potencial, "tiene un tamaño bueno, hay infinidad de empresas del sector tecnofinanciero o "fintech" y los usuarios manejan equipos de nueva generación", aparte del hecho de que es uno de los países con mayor penetración de teléfonos inteligentes.

Además, las entidades financieras "son muy competitivas" y la red de terminales de punto de venta es muy buena, todo lo cual "nos sitúa en cabeza a nivel global".

El usuario busca ante todo "comodidad y una experiencia de usuario satisfactoria", que ahora ya se ha extendido a entornos como el pago de taxis o los parquímetros.

En su opinión, más que adoptar medidas drásticas como ha ocurrido en dinamarca, donde los comercios a pueden negarse a aceptar pagos en metálico, lo que hay que hacer es "los gobiernos implementen medidas para aumentar el uso del dinero electrónico".

Sobre todo porque los gobiernos se benefician claramente del uso de tarjetas y pagos digitales, medios de pago que "colaboran en la lucha contra el fraude y la economía sumergida, aparte del ahorro en el PIB si se fomenta el uso de redes de pago electrónico" y de la mejora de la transparencia.

Palma Real admite que tras el escándalo de las tarjetas opacas de Caja Madrid, por la que fueron condenados decenas de directivos y consejeros de la extinta caja por su uso fraudulento, "se demonizó" este medio de pago, aunque posteriormente se vio que fue precisamente gracias a que las operaciones se realizaron con tarjeta lo que permitió detectar irregularidades.

El futuro del sector pasa por aplicar tecnologías desarrolladas a partir de inteligencia artificial, muy útil para detectar fraudes y para garantizar la autentificación de usuarios y en el que la compañía invierte gran cantidad de recursos.

El sistema tradicional de contraseñas presenta inconvenientes que pueden mermar la seguridad, por los problemas para recordar demasiadas claves, y Mastercard apuesta por sistemas que permitan al usuario identificarse con parámetros biométricos, ya que "un 80 % de los consumidores conoce contraseñas ajenas".

Comentarios