Errores que cometes al lavar los platos

Errores que cometes al lavar los platos

A pesar de lo que cuentan en los anuncios no sirve cualquier jabón para cubertería

Que laves los platos a mano o que pongas el lavavajillas no te convierte en un ser inteligente ni higiénico. De hecho, es más que probable que lo estés haciendo mal. Estos son varios errores que cometes: 

1) No eliges el detergente correcto

A pesar de lo que cuentan en los anuncios no sirve cualquier jabón para cubertería. Debes evitar aquellos que contienen lejía, triclosán u otros antisépticos fuertes, ya que promueven la proliferación de superbacterias resistentes a los fármacos. Un jabón simple y agua caliente es suficiente para desinfectar los platos, especialmente en el lavavajillas.

2) Echas demasiado detergente

No tiene mucha ciencia: si tu fregadero se convierte en un baño de espuma y burbujas cuando estás lavando los platos es que estás usando demasiado detergente. ¿El consejo de los expertos? Pon una pequeña cantidad e intenta hacer espuma. Si no sale suficiente, añade un poco más, y así sucesivamente. Lo mejor es que te guíes por la recomendación del fabricante, que normalmente viene impresa en la parte trasera del envase.

3) Usas una esponja

Es probable que tengas una bomba de gérmenes en tu fregadero. Sí, hablamos de las esponjas. Pueden contener miles de bacterias como E. coli y salmonella por centímetro. De hecho, los pliegues de las esponjas que funcionan tan bien para eliminar los residuos atascados se convierten también en un hogar precioso para los gérmenes.

Tira tu esponja de plástico y opta por una bayeta de fibras naturales. Cabe destacar que las bayetas pueden albergar tantas bacterias como las esponjas, pero con el uso y la limpieza adecuados es una alternativa mucho más higiénica. Lo mejor es que dejes secar la bayeta lejos del fregadero.

Comentarios