Isabel San Sebastián: "Quería novelar el primer Camino de Santiago y decidí hacerlo con Alana de Coaña"

Isabel San Sebastián: "Quería novelar el primer Camino de Santiago y decidí hacerlo con Alana de Coaña"
Isabel San Sebastián: "Quería novelar el primer Camino de Santiago y decidí hacerlo con Alana de Coaña"

"La peregrina" nos ofrece un viaje entretenido al origen del primer Camino de Santiago junto al monarca Alfonso II el Casto

Isabel San Sebastián vuelve a la novela histórica con una nueva aventura de Alana de Coaña. Nos ofrece un viaje entretenido al origen del primer Camino de Santiago junto al monarca Alfonso II el Casto. Su dirección es un bosque cercano a Iria Flavia, donde se encuentran los restos del Apóstol Santiago.

- "La peregrina" es una continuación de "La visigoda" y de "Astur". ¿Se planteó la historia de Alana como una triología? 

No, en absoluto. Escribí "La Visigoda" un poco como un juego debido a que alguien me habló de los reyes holgazanes y de la leyenda de las cien doncellas y me pareció que era una historia muy novelable y muy bonita y de ahí nació "La visigoda". Cuando entregué el manuscrito a mi editora me dijo: "Quiero que me cuentes la historia de los padres de Alana". Me puse a investigar, y nació "Astur". Desde entonces han pasado casi diez años.

Cuando me puse a escribir "La peregrina" yo quería novelar el primer Camino de Santiago, que curiosamente, nadie lo había novelado. Entonces, me puse a pensar quién podría contarlo y se me iluminó una bombilla. La elegida fue Alana de Coaña, un personaje que ha acompañado a Alfonso II el Casto en otra novela, entonces nadie mejor que ella para formar parte de esa comitiva y contar en forma de diario el primer camino de Santiago. Eso es "La peregrina".

- ¿Cuánto hay de Isabel San Sebastian en Alana de Coaña?

Mucho. Nos parecemos mucho dentro de que ella es una mujer del siglo VIII-IX y yo soy una mujer a caballo entre el siglo XX-XXI. Evidentemente, han cambiado muchas cosas, pero en lo esencial, nos parecemos mucho. En la curiosidad, en la integridad, en el sentido de la maternidad, en la necesidad de expresarse, de contar, de compartir sus experiencias y en la valentía también. Tenemos el coraje de lanzarnos a hacer cosas que en principio no se esperan pero que creemos que debemos hacer. Lo dicho, nos parecemos mucho. 

- Para escribir "La peregrina" realizaste el Camino Primitivo. ¿Qué sentiste al realizarlo? 

Todas esas emociones están recogidas en la novela y son muy complejas y muy contradictorias. La primera sensación es de fatiga, de cansancio. Además me estaba recuperando de una lesión muy reciente en el tobillo. Pero una vez que superas eso te vas dejando cautivar por la belleza del paisaje, es sobrecogedor. Después, por la espiritualidad. La sensación de estar recorriendo el mismo camino que han recorrido millones de personas antes que tú durante doce siglos incansablemente, cada uno movido por un motivo distinto.

En ese momento empiezas a reflexionar y te dejas llevar por la introspección, por el tiempo, te planteas preguntas, piensas e intentas encontrar un sentido a lo que te lleva estar ahí, agotada e invirtiendo parte de tus vacaciones y ante todo, a muchas cosas que has hecho a lo largo de tu vida. Ese es un viaje que también se relata en la peregrina, no solo el viaje físico y la aventura, el viaje interior también es importante. 

- Se llama "La peregrina" debido a que hace la primera peregrinación. ¿Por qué Alfonso II el Casto se va a Santiago?

Debido a que el obispo Teodomiro, obispo de Iria Flavia, le comunica que han aparecido las reliquias del Apóstol Santiago en un bosque perdido próximo a Finisterre. El rey, que evidentemente es una persona muy religiosa, pues decide acudir allí a certificar que efectivamente, han aparecido las reliquias del Apóstol Santiago y que no está ante un fraude. Entoces, el viaja, Y eso no me lo invento yo, está documentado sobre un tomo que se encuentra en la Catedral de Santiago. 

- ¿Crees que el Camino Primitivo que realizó Alfonso II es el mismo camino que describes en el libro?

Si no es el mismo, es muy parecido. Tuvo que transitar por las calzadas que estaban abiertas, que existían, aquellas que habían hecho los romanos. Iban por donde iban. La peregrinación está documentada, es arqueología. Las calzadas están ahí. Yo he transitado por algunas de ellas, he visto las piedras, he visto el trazado de la calzada y he pisado esas piedras. Los puentes eran los que eran. Los monasterios que tenían capacidad para albergar al rey también era los que eran. 

El camino que tuvo que recorrer no será exactamente el que el recorrió, el que yo describo es el actual Camino Primitivo, y Alfonso tuvo que hacer uno muy muy parecido. Topográficamente no podía ir por otro sitio. 

- Has novelado desde el punto de vista de una mujer...

Es que yo soy mujer. Algunas de mis novelas están escritas desde la primera persona del masculino. Lo he hecho, no es imposible, pero yo estoy más cómoda en los zapatos de una mujer Me parece más sencillo contar las emociones de una mujer, las sensaciones, las vivencias, las sensaciones de una mujer que las de un hombre, pero es que soy mujer. No creo que que haya una diferencia esencial en entre un hombre o una mujer, pero si que hay matices importantes.

- Y ya para finalizar, en tus novelas a veces denuncias la barbarie o la violencia. ¿Qué puede aportarnos "La peregrina"?

Es una novela que reivindica algunos valores reunidos en la palabra honor. Es una novela que trata la lealtad, la valentía, la perseverancia, la sinceridad...todo lo que es para mi persona la palabra honor. Evidentemente estamos hablando de una época de barbarie, estamos hablando de una época constante de guerra y esclavitud, de brutalidad... una época muy oscura, pero a la vez, es una época de resistencia y firmeza. Todo eso es algo que a día de hoy se ha perdido. No tenemos que enfrentarnos a peligros a los que se enfrentaban en aquellas épocas pero tenemos que enfrentarnos a otros peligros como el terrorismo que tiene que ver mucho con el fanatismo islámico que relato en la novela. Los valores que describo en la peregrina son los valores que yo considero que hay que recuperar. 

Comentarios