Juzgan a un hombre por asesinar a su hijo para vengarse de su mujer

Juzgan a un hombre por asesinar a su hijo para vengarse de su mujer

La Fiscalía solicita la prisión permanente revisable para el acusado de matar a su hijo golpeándolo con una pala metálica el 7 de mayo de 2017 en un bosque de Oza-Cesuras

El próximo 24 de septiembre comienza la vista oral en la Audiencia Provincial de A Coruña por un delito de asesinato en concurso con un delito de lesiones psíquicas. 

La Fiscalía solicita la prisión permanente revisable para el acusado de matar a su hijo golpeándolo con una pala metálica el 7 de mayo de 2017 en un bosque de Oza-Cesuras. 

El Ministerio público considera acreditado que cometió el crimen “con la única finalidad de causar daño psíquico a su mujer por no haber aceptado reanudar la relación con él”. Así, sostiene que “ideó un plan y lo ejecutó fríamente, sin importarle la vida de su hijo y asegurándose de que el menor no fuese socorrido”. 

La fiscal también solicita que sea condenado a la prohibición de aproximarse a menos de 500 metros de su exmujer y a comunicarse con ella por cualquier medio durante cinco años más que la duración efectiva de la pena de prisión permanente revisable.

LOS HECHOS

M.J.M.M.y M.C.C.N.se divorciaron en 2009. En el proceso de separación se estableció como régimen de visitas del niño con su padre el de que a partir de los 4 años de edad, sería de fines de semana alternos, desde las 20:30 horas del viernes a las 20:30 horas del domingo. El menor se entregaría y recogería en el centro Fonseca (Punto de Encuentro) de A Coruña. Se estableció un régimen para los períodos vacacionales.

La pareja tuvo una convivencia difícil, por lo que M.C. abandonó con su hijo el domicilio familiar el 20-10-2008. Después interpuso la demanda de divorcio. M.J.M. no aceptó la ruptura, hasta el extremo de que desde esa fecha hasta, al menos el 22-12-2008, le mandó reiteradamente mensajes telefónicos, de contenido amenazante y alarmista con la pretensión de que reanudase la relación.

Fue condenado como autor de un delito continuado de coacciones en el ámbito familiar. Se le impusieron las penas de 9 meses de prisión, prohibición de aproximarse y comunicarse con M.C. por 3 años y privación del derecho a la tenencia y porte de armas por 2 años.

Pasados unos años, M.C. presentó denuncia el día 13-01-13 contra M.J.M. por amenazas emitidas a través de Facebook y correo electrónico.

El acusado tampoco asumió el divorcio por lo que le comunicó al hermano de M.C., a través de Facebook el día 25-04-17 a las 15,26 que “la última palabra no está dicha en esta historia. El daño ya lo hicisteis hace tiempo y las dos únicas cosas que podían hacer daño, por suerte o fortuna, no están en vuestras manos…..Todo en esta vida tiene un punto final….el caso es que nos guste a todos….”. Su hermano no transmitió el mensaje a M.C. para no inquietarla.

El acusado en su perfil de Facebook ya meses antes había escrito “No es una amenaza es un aviso” sin otro contexto y así mismo, una semana antes de los hechos que luego se relatarán, dio de baja su perfil de Facebook.

M.C. había iniciado una nueva relación en el año 2011. Con la única finalidad de causar un daño psíquico a su mujer, por no haber aceptado reanudar la relación con él, el acusado ideó el plan y lo ejecutó fríamente, sin importarle la vida de su hijo y asegurándose de que el menor no fuese socorrido por terceras personas y que él mismo pudiese impedir o minorar sus consecuencias.

El viernes, día 05-05-17, el acusado recogió a su hijo en el Punto de Encuentro de A Coruña, y lo llevó al domicilio en que residía con su madre y hermanos, sito en A Coruña. El acusado estuvo por la mañana del domingo día 07-05-17, día muy significativo por ser el “Día de la Madre”, primeramente solo y después con su hijo tomando una consumición en la Cafetería “P.F.”, sita en A Coruña y donde era frecuente que acudiesen ambos. Se fueron a las 13 horas.

El acusado, pocos minutos después, reservó una habitación para ese día en el Hostal “C. II”, sito A Coruña, para su uso exclusivo. Entró solo a hacer la reserva. A las 14 horas de ese día abandonó con su hijo el domicilio de la calle Ultramar y, en ejecución del plan previsto, se dirigió conduciendo el vehículo de su propiedad Seat Alhambra a las inmediaciones de una casa abandonada, sita en un lugar de A Barra, Rodeiro. Se trata de un lugar boscoso, apartado y de difícil acceso, en el término municipal de Oza de los Ríos- Cesuras.

El lugar y sus características eran conocidos por el acusado, aunque no lo frecuentaba, al ser la casa propiedad de su madre, y fue elegido a propósito, precisamente, para asegurar el resultado que pretendía. El acusado, para acabar con la vida del menor, le asestó, con una pala metálica, que se había procurado con esa finalidad, varios golpes en la cabeza y con tal intensidad, que le produjeron heridas contusas en la región fronta-parietal izquierda, orbital y facial izquierda, así como la fractura de los huesos craneales, provocando hemorragias y contusiones encefálicas y su muerte inmediata.

Los golpes se los propinó de forma inesperada y sorpresiva para el menor, que nunca pudo sospechar la intención de su padre. Lo inesperado, sorpresivo y lugar dónde se produjo el ataque, impidió cualquier posibilidad de reacción del menor o el auxilio de terceras personas, circunstancia buscada por el acusado para asegurar el resultado que pretendía: la muerte de su hijo y causar daño a su ex cónyuge M.C.

El acusado arrastró al menor para ocultar el cadáver, llegando a excavar algo el terreno, lo que no logró del todo ante la dificultad de ello por el estado del mismo, abandonándolo seguidamente. A las 15,45,34 horas de ese día se detectó el paso del vehículo del acusado por la carretera A6C, PK 567,65, en dirección A Coruña. La muerte del niño se produjo poco tiempo antes.

A las 16,35 horas del mismo día el acusado entró de forma precipitada y sudorosa en la Cafetería “P.F.”, fue rápidamente al lavabo de señoras, bebió una consumición y se fue. Sobre las 20.30 horas M.C.C. acudió a recoger a su hijo al Punto de Encuentro. Al no aparecer el acusado, trataron de localizarle, el personal del centro y el hermano de aquella, lo que no lograron.

Ante tal situación M.C. se alarmó y formuló denuncia por la desaparición de su hijo, iniciándose las correspondientes diligencias policiales para la averiguación de donde se encontraban el menor y su padre. 

A las 23,00 horas de ese día el acusado fue al Hostal “C. II”. El acusado fue detenido al día siguiente 08-05-17 a las 18,20 horas en el Hostal referido. Y acusado del delito del asesinato de su hijo.

Comentarios