Terremoto y tsunami en Indonesia: a medida que crece el número de víctimas se teme que haya más niños solos

Terremoto y tsunami en Indonesia: a medida que crece el número de víctimas se teme que haya más niños solos

UNICEF hace un llamamiento por valor de 4,3 millones de euros para ayudar a los niños afectados

La situación para decenas de niños sigue siendo muy precaria días después del terremoto y el tsunami que ha devastado la isla de Célebes, en Indonesia. Los niños de los lugares afectados necesitan ayuda urgente para recuperarse. Muchos de ellos han perdido a sus seres queridos, sus hogares, y todo lo que les resulta familiar.

“A medida que tenemos más información de las consecuencias de este devastador terremoto y tsunami, crece nuestra preocupación por la seguridad de los niños de Palu, Donggala y otros lugares afectados. UNICEF Indonesia, en apoyo al gobierno, está haciendo todo lo posible para responder a esta emergencia, que ha golpeado al país solo un mes después de otro fuerte terremoto que dejó cientos de muertos en Lombok”, explica Amanda Bissex, representante interina de UNICEF Indonesia.

A UNICEF le preocupa la seguridad de miles de niños, especialmente la de aquellos que se encuentran en comunidades a las que no llega la ayuda humanitaria. Aún no se dispone de toda la información sobre la magnitud total del desastre, pero se teme que el número de niños que han quedado solos pueda aumentar, dado que ya hay más de 1.200 víctimas mortales.

Según las primeras evaluaciones de la situación, las necesidades más inmediatas pasan por la evacuación y atención a los heridos, servicios médicos, agua y saneamiento, provisión de artículos alimentarios y no alimentarios, y refugio de emergencia. También se deben establecer lo más rápidamente posible los servicios de identificación y derivación de niños separados y no acompañados, prevención de separación familiar, apoyo psicosocial y educación. Más de 1.000 escuelas están afectadas con consecuencias para el 19% de los estudiantes de la región.

El terremoto y el tsunami ha interrumpido en las zonas afectadas una campaña nacional de vacunación contra el sarampión y la rubeola, por lo que los niños están en un mayor riesgo de contraer estas enfermedades. La cobertura de vacunación es de menos del 49% en Palu y del 75% en Donggala.

Este nuevo desastre se produce tan solo un mes de los terremotos de Lombok, que dejaron 550 muertos y 340.000 desplazados, y está afectando a una población que ya era vulnerable antes del tsunami, especialmente a los niños.

UNICEF ha hecho un llamamiento por valor de 5 millones de dólares (4,3 millones de euros) para cubrir las necesidades de educación, salud, nutrición, saneamiento y protección infantil causadas por esta emergencia, así como para apoyar la respuesta de UNICEF Indonesia a las secuelas de los terremotos de Lombok.

Comentarios