La tensión independentista catalana vuelve a tomar el pulso al Gobierno de Pedro Sánchez

La tensión independentista catalana vuelve a tomar el pulso al Gobierno de Pedro Sánchez

Torra ha emplazado a Sánchez a asumir "compromisos concretos y valientes" y ha añadido: "Basta de amenazas y vaguedades"

La situación de Cataluña vuelve a tomar un cariz peligroso para el Gobierno del Estado y para la propia Generalitat. La estabilidad del ejecutivo de Sánchez depende unicamente

El Gobierno ha rechazado ayer el ultimátum del presidente de la Generalitat, Quim Torra, que ha dado un mes a Pedro Sánchez para negociar un referéndum de autodeterminación, con la advertencia de que en caso contrario el independentismo catalán le retirará su apoyo en las Cortes.

En la primera jornada del Debate de Política General en el Parlament, Torra ha amenazado con dejar caer al Gobierno si antes de noviembre no ofrece una "propuesta para ejercer la autodeterminación de manera pactada, vinculante y reconocida internacionalmente".

El Gobierno ha respondido de manera inmediata en una comparecencia de la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá: "El presidente de la Generalitat no tiene que esperar al mes de noviembre para conocer nuestra respuesta, se la damos ahora mismo, y es autogobierno y no independencia, convivencia y no independencia".

Celaá ha subrayado que el Ejecutivo "no acepta ultimátums y mantiene su determinación de continuar por la vía del diálogo" en Cataluña, por lo que ha pedido al president "distensión y calma".

El Gobierno ha reiterado, ante la insistencia del PP y de Ciudadanos de aplicar nuevamente el artículo 155 de la Constitución para garantizar el cumplimiento de la ley de Cataluña, que no lo hará "mientras no haya razones evidentes".

"Entre el salto al vacío y el 155 perpetuo está la convivencia que demanda el Gobierno de España", ha dicho Celaá.

Previamente, desde la tribuna del Parlament, Torra ha advertido de que "la paciencia de los catalanes no es infinita, el margen del presidente Pedro Sánchez se ha acabado", y se ha mostrado irritado con un mensaje de Sánchez en Twitter, en el que le instaba a "cumplir con sus responsabilidades y no poner en riesgo la normalización política alentando a radicales al asedio de las instituciones" catalanas.

Según Torra, "quien pone en riesgo la normalización política es su Gobierno, manteniendo a los presos políticos y a los exiliados e impidiendo el derecho a la autodeterminación de los catalanes".

Torra ha emplazado a Sánchez a asumir "compromisos concretos y valientes" y ha añadido: "Basta de amenazas y vaguedades".

Ayer mismo, ha dicho, dirigió una carta a Sánchez para proponerle una reunión "lo más pronto posible" y ha advertido de que no quiere "volver a oír hablar de diálogo si no se ejerce y si no se concreta con claridad".

"Si no hay esta propuesta para ejercer la autodeterminación de manera pactada, vinculante y reconocida internacionalmente encima de la mesa antes de noviembre, el independentismo no podrá garantizar ningún tipo de estabilidad en el Congreso de los Diputados a Pedro Sánchez", ha planteado.

Además, Torra ha advertido de que una sentencia condenatoria a "presos y exiliados" sería "un punto de inflexión y de no retorno", por lo que, con un fallo así, "el Estado estará legitimando ante el mundo el derecho de Cataluña a la autodeterminación".

Por otra parte, después de los incidentes registrados ayer en el primer aniversario del 1-O, cuando manifestantes soberanistas se enfrentaron a los Mossos d'Esquadra e intentaron entrar por la fuerza en el Parlament, ha dicho que son unos "hechos aislados", aunque ha advertido de que el "camino" hacia la independencia "no es éste", sino justo una movilización "radicalmente no violenta".

El conseller de Interior, Miquel Buch, comparecerá próximamente a petición propia en el Parlament para hablar sobre los incidentes.

En su discurso, Torra ha hecho un balance "desolador" del impacto de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, periodo en el que a su juicio se dio un "trato indigno" a la Generalitat.

A la espera de que hoy sea el turno del debate directo entre Torra y los líderes parlamentarios catalanes, ayer el portavoz de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa, ha calificado el discurso del president de "absolutamente rupturista" y ha advertido a Sánchez de que "no permitirán que claudique" ante sus exigencias.

También el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha sido tajante ante el ultimátum de Torra: "Podríamos darlo por cerrado mañana. Torra sabe perfectamente que no habrá negociación para un referéndum de autodeterminación. No sé para qué le hace falta esperar a noviembre".

La diputada del PP Andrea Levy ha considerado "ingenua, ineficaz y débil" la respuesta de Celaá y ha afirmado que "el destino de España no puede estar en manos del chantaje" de Torra, que "amenaza" con liquidar la legislatura si el Gobierno "no se pliega" a sus condiciones, por lo que ha pedido a Sánchez que convoque elecciones y aplique el artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

Por su parte, el diputado de Catalunya en Comú Podem Joan Josep Nuet ha detectado "desconcierto" en el Govern y ha recriminado a Torra sus "prisas" con el ultimátum a Sánchez.

"CATALUÑA NO TIENE PACIENCIA"

Durante la intervención ante el pleno en el inicio del debate de política general en el Parlament, Torra ha dicho que "la paciencia de Cataluña no es infinita y el margen de Pedro Sánchez se ha acabado", por lo que hoy enviará al jefe del Ejecutivo central una carta pidiéndole una reunión "lo antes posible" para "negociar".

En este sentido, ha retado al presidente español a tomar "compromisos concretos y valientes" y a dejar las "amenazas y las vaguedades", y ha subrayado que si no ofrece "antes de noviembre" una propuesta sobre "cómo quiere facilitar el ejercicio de autodeterminación", el independentismo "no podrá garantizarle ningún tipo de estabilidad en el Congreso de los Diputados".

"Ofrecemos negociación al Estado, y a la comunidad internacional directamente una mediación, por si la propuesta de un referéndum pactado, vinculante y reconocido internacionalmente abre la vía de solución a la gravísima crisis actual", ha afirmado.

Pero, al mismo tiempo, ha recalcado que no quiere "volver a escuchar a Sánchez hablar de diálogo si no se ejerce y tampoco si no se concreta con claridad".

Por otro lado, Torra ha instado al presidente del Gobierno a retirar las impugnaciones ante el Tribunal Constitucional sobre leyes sociales catalanas -la gran mayoría interpuestas por el anterior Ejecutivo del PP- y ha avisado de que, si no lo hace, comenzará el proceso para volver a aprobar esa normativas en el Parlament.

Ha recalcado a Sánchez que "la solución no es un nuevo Estatut" y ha recordado así la experiencia de la anterior reforma estatutaria y el "apoyaré" que pronunció en su momento en Cataluña el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

En este sentido, ha subrayado que no renunciará "nunca al mandato del 1-O": "El derecho a la autodeterminación no me pertenece a mí, sino al pueblo y es un derecho inalienable que tiene". 

Comentarios
Lo más