Un grupo de presos toma un edificio de la seguridad nacional en Yuba

Un grupo de presos toma un edificio de la seguridad nacional en Yuba

Jastin indicó que la Policía ha acordonado el edificio de la seguridad nacional, situado en el oeste de la capital, y hay una negociación en marcha para que los presos entregan sus armas

Un grupo de presos tomaron hoy una parte de la sede del Servicio de Seguridad Nacional en Yuba para pedir que se les aplique el acuerdo de paz alcanzado el pasado 5 de agosto entre el Gobierno y la oposición armada y se les ponga en libertad, informó a Efe una fuente policial.

El portavoz de la Policía de Sudán del Sur, Daniel Jastin, indicó que un oficial detenido por "cuestiones administrativas" e identificado como capitán Karbino Wul logró escapar tras coger una arma de uno de los guardias en horas de la madrugada del domingo.

A continuación abrió las celdas e irrumpió en un almacén de armas, liberando a alrededor de 60 presos y tomando la cárcel en la que estaban detenidos y situada en un edificio separado dentro de la sede de la seguridad nacional.

Subrayó que Wul y los presos dispararon al aire y llamaron a la radio Voz de América para pedir su libertad en el marco del pacto de paz firmado reciente entre el Gobierno y la oposición.

Jastin indicó que la Policía ha acordonado el edificio de la seguridad nacional, situado en el oeste de la capital, y hay una negociación en marcha para que los presos entregan sus armas y abandonen el edificio.

Señaló que por el momento no hay heridos ni muertos.

El pasado 28 de septiembre, el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, ordenó liberar a todos los prisioneros de guerra, para implementar los términos del acuerdo de alto el fuego firmado entre el Gobierno y la oposición.

El acuerdo de paz prevé en un primer momento un periodo transitorio de ocho meses en el que se pretende consolidar el alto el fuego y liberar a los presos políticos.

El conflicto de Sudán del Sur estalló en diciembre de 2013, dos años después de la independencia del país de Sudán, y ha causado miles de muertos y cerca de cuatro millones de desplazados, de los cuales 2,46 millones están refugiados en los países vecinos, según datos de la ONU.

Comentarios