475.000 niños necesitan ayuda vital para recuperarse de los dos graves desastres naturales que han sufrido en los últimos seis meses

475.000 niños necesitan ayuda vital para recuperarse de los dos graves desastres naturales que han sufrido en los últimos seis meses

Tras el terremoto y tsunami del pasado 28 de septiembre, unas 83.000 personas se han visto desplazadas en la isla de Célebes, y 500.000 necesitan acceso urgente a servicios de agua y saneamiento

UNICEF ha lanzado un llamamiento humanitario para dar respuesta a los afectados por los dos grandes desastres que han asolado Indonesia en los últimos seis meses: los terremotos de Lombok y el terremoto y tsunami de la isla de Célebes. Con los fondos que se reciban se proporcionará agua, saneamiento e higiene, atención sanitaria, educación y protección infantil a 475.000 niños, como parte de la respuesta organizada por el gobierno de Indonesia.


“Nuestra máxima prioridad en este momento es garantizar que los niños reciben apoyo vital en forma de atención sanitaria, agua y saneamiento, nutrición y servicios de protección infantil”, explica la representante de UNICEF en Indonesia, Debora Comini. “Pero los próximos seis meses son fundamentales, ya que trabajamos para asegurar que cada niño afectado tiene la oportunidad de continuar su recuperación y reconstruir y mejorar su vida, en un entorno seguro y favorable”.


Tras el terremoto y tsunami del pasado 28 de septiembre, unas 83.000 personas se han visto desplazadas en la isla de Célebes, y 500.000 necesitan acceso urgente a servicios de agua y saneamiento. Antes del desastre, Palu (el principal centro urbano) tenía una baja tasa de vacunación (49%), y una prevalencia de la desnutrición aguda y de la desnutrición crónica (retraso en el crecimiento) del 12,5% y del 36,1%, respectivamente. Estas debilidades aumentan el riesgo de brotes de enfermedades, que podrían afectar a miles de niños. Además, muchas de las 2.700 escuelas de la región podrían estar afectadas y, en consecuencia, la educación de 270.000 niños se vería amenazada.


Como parte de su respuesta de emergencia, UNICEF y sus aliados proporcionarán agua y saneamiento a las poblaciones desplazadas, con las que promoverán también hábitos de higiene. Además, UNICEF va a contribuir a la reanudación de los servicios de salud y nutrición, y establecerá espacios temporales de aprendizaje.


Una de las mayores preocupaciones sigue siendo la situación de los niños separados de sus familias, y de los que necesitan apoyo psicosocial. Por ello, los equipos de UNICEF en el terreno están instalando espacios seguros para las mujeres y los niños, incluidos espacios amigos de la infancia, y siguen con los mecanismos de registro y búsqueda para ayudar a identificar, registrar, verificar y reunir a los niños con sus familias.


En Lombok, afectado por varios terremotos el pasado mes de agosto, UNICEF apoya al Ministerio de Sanidad en temas de nutrición, salud materna e infantil, y vacunación, y al de Obras Públicas en agua y saneamiento. Además, la organización está trabajando con los ministerios de Asuntos Sociales y de Educación para garantizar que las actividades de protección infantil y apoyo psicosocial cumplen con los estándares mínimos.


“Un equipo conformado por personal de UNICEF ha estado ya en las zonas afectadas dando apoyo a la respuesta del gobierno en las áreas de agua, saneamiento e higiene, protección infantil, salud, nutrición y educción. Y seguiremos estando allí para ampliar nuestras operaciones de emergencia y empezar a propiciar una recuperación que permita a los niños recuperar sus vidas y buscar un futuro mejor”, explica Comini.


UNICEF necesita 26,6 millones de dólares (23 millones de euros) para apoyar a 1,4 millones de personas con acceso a servicios de agua y saneamiento, protección infantil, educación, salud y nutrición infantil, tanto en Célebes como en Lombok.

Comentarios
Lo más