Santiago detecta 720 viviendas turísticas ilegales que mueven cada año más de 8,5 millones de euros sin fiscalizar

Santiago detecta 720 viviendas turísticas ilegales que mueven cada año más de 8,5 millones de euros sin fiscalizar

El Ayuntamiento ya ha iniciado las primeras inspecciones para sancionar aquellos pisos de alquiler que no tengan licencia de uso turístico, ya que,esta práctica encarece los apartamentos de la ciudad y expulsa a los ciudadanos de la zona 

Santiago de Compostela recibió 2,6 millones de turistas el pasado año, superando ampliamente el anterior récord histórico de visitantes. Si bien la capital gallega lleva décadas siendo un destino turístico de primer nivel, su proyección internacional está creciendo mucho en los últimos años, por lo que se espera que esta tendencia ascendente se mantenga en el futuro, con la vista puesta en la celebración del Año Xacobeo en 2021.

Como consecuencia, se corre el riesgo de que el precio de las viviendas y de los alquileres se incrementen notablemente y de que calles enteras o determinados barrios se queden sin vecindario residente, poblados mayoritariamente por viajeros de ida y vuelta y con un tejido comercial dedicado sólo a esta comunidad de paso. Barrios de actividad intermitente y sin vida detrás de sus fachadas. Además, el nivel de concentración en el casco histórico de Santiago (500 viviendas turísticas sobre un total de 3.800, el 13%) ronda los niveles del centro de Madrid o Barcelona.

A comienzos de febrero la Xunta dio a conocer el número y distribución de las viviendas de uso turístico que están registradas legalmente en Galicia. Son un total de 4.360, la mayor parte concentradas en las zonas costeras y también en Compostela. Sin embargo, en esta relación únicamente aparecían 246 apartamentos turísticos legales en Santiago. Una sencilla búsqueda en la base de datos de Airbnb muestra que la cifra en la capital gallega es muy superior, pues el número de pisos turísticos ofertados supera ampliamente los 500. No obstante, en realidad son muchos más.

En los últimos meses el Ayuntamiento de Santiago ha llevado a cabo un estudio para localizar la situación de este tipo de viviendas de uso turístico, sobre todo por la preocupación que genera su multiplicación en el casco histórico.

Este estudio llegó a  contabilizar 717 anuncios de viviendas de uso turístico sin registrar, lo que supone un total de 3.188 plazas de alojamiento ilegal en la ciudad, con un impacto económico de más de 8,5 millones de euros sin fiscalizar.

Más de la mitad de estos pisos se encuentran en el casco histórico de la ciudad. El Ayuntamiento ya ha iniciado las primeras inspecciones para sancionar aquellos pisos de alquiler que no tengan licencia de uso turístico, ya que, como indica la concejala de turismo, Marta Lois, esta práctica encarece los apartamentos de la ciudad, expulsa a los ciudadanos de la zona y constituye un modelo de competencia desleal al sector hostelero.

El edil de Espazos Cidadáns; Jorge Duarte, ha manifestado que "a día de hoy, resulta imposible encontrar una vivienda asequible para una familia que quiera establecer su residencia en esta parte de Santiago".

Respecto a las posibilidades de actuación del Ayuntamiento, Duarte ha explicado que las competencias turísticas corresponden a la Xunta y que al gobierno local únicamente le conciernen las responsabilidades urbanísticas.

Por este motivo, el Consistorio exige a la Administración autonómica una normativa "más justa y rigurosa" que limite el número máximo de viviendas particulares de uso turístico en las ciudades y que actúe sobre las plataformas web, solicitándoles un registro legal de los pisos que se anuncian.

Entre tanto, el gobierno santiagués ha tomado medidas de inspección en algunos domicilios para priorizar el uso residencial de los mismos y eliminar la posible función turística del domicilio.

Por el momento, el Ayuntamiento ha abierto dos expedientes sancionadores, pero aún no ha interpuesto ninguna multa porque el proceso se encuentra en una fase anterior que, en caso de persistir con la actividad, podrá acarrear multas de entre 300 y 30.000 euros.

También subraya que al menos el 40% de los pisos está controlado por multipropietarios, un porcentaje que se puede elevar hasta el 95% si además cuentan con otra vivienda distinta de las anunciadas. Un 15% está en manos de profesionales del sector. La almendra de Compostela, en la que ya solo viven algo más de 3.000 personas, concentra el 19% de las plazas en estos apartamentos turísticos no reglados. Y, como subrayó Duarte en rueda de prensa, el 50% de la superficie habitacional está destinada de una manera o de otra al uso turístico.

Comentarios