Muere el chico que quedó en silla de ruedas después de comerse una babosa

Muere el chico que quedó en silla de ruedas después de comerse una babosa

Esta promesa del rugby tenía una vida normal pero su vida cambió completamente en el 2010

El joven australiano Sam Ballard que quedó tetrapléjico después de comerse una babosa hace ocho años ha fallecido la semana según ha informado la familia a los medios de comunicación.

Esta promesa del rugby tenía una vida normal pero su vida cambió completamente cuando allá por el 2010, estando con unos amigos, aceptó una apuesta que lo dejó en coma durante un año entero y le ocasionó graves problemas neuronales.

El reto consistía en comerse una babosa viva. Ganó el reto pero lo que no se esperaba Sam es que después empezarían los problemas ya que comenzó una enfermedad irreversible.

A los pocos días empezó a encontrarse mal y los análisis médicos revelaron que la babosa era portada del parásito Angiostrongylus cantonensis, que le provocó una enfermedad llamada meningoencefalitis eosinofílica que le produjo dolor de cabeza intenso, náuseas, vómitos, convulsiones y otros trastornos neurológicos.

La enfermedad suele tener cura si es tratada a tiempo pero una infección cerebral dejó al joven tetrapléjico y 420 días en coma.

Comentarios