Alega que acuchilló a un compañero de piso en defensa propia

Alega que acuchilló a un compañero de piso en defensa propia

El acusado ha asegurado que sólo recuerda que quería que le soltase y salir de la casa, y que no tenía intención de hacerle daño

Un hombre acusado de asestar siete puñaladas a su compañero de piso en Vigo ha alegado hoy en la Audiencia de Pontevedra que actuó en defensa propia, ya que la víctima, ha dicho, lo estaba asfixiando cuando intentó mediar en una discusión entre aquél y su pareja.

José Manuel D.J.S. ha declarado en el juicio, en el que la fiscalía pide para él una pena de seis años de cárcel por un delito de lesiones, que al oír que la pareja discutía intentó defender a la mujer, ya que el hombre suele emplearse con ella con agresividad.

Ha abundado en que su compañero de piso comenzó a golpearlo y luego lo cogió del cuello y le estaba asfixiando, por lo que tomó "instintivamente" una navaja y se defendió.

El acusado ha asegurado que sólo recuerda que quería que le soltase y salir de la casa, y que no tenía intención de hacerle daño.

Ha añadido que al darse cuenta de la gravedad de la situación se disculpó y propuso llamar a una ambulancia.

La víctima de las siete puñaladas ha reconocido que todo empezó tras una discusión con su pareja y que le pidió a José Manuel D.J.S. que no se entrometiera porque "no era asunto suyo".

"La cosa se fue calentando y yo lo empujé para quitármelo de encima pero seguía viniendo a por mí. Yo sé artes marciales e intenté reducirlo. No quería agredirlo, quería reducirlo", ha insistido.

Ha declarado que no recuerda haber visto el arma, ya que de ser así su reacción habría sido distinta.

También ha dicho que su pareja por entonces no quería llamar a la policía para que el acusado no se metiese en líos.

Esta mujer ha corroborado que todo partió de una discusión con su expareja pero ha alegado que no vio la agresión ya que se quedó en la habitación cuando los dos hombres comenzaron a forcejear.

Un técnico de una compañía de telefonía móvil, que en ese momento se encontraba en la casa, también ha testificado que escuchó la discusión y que al salir al pasillo para ver lo que pasaba se encontró al hombre tendido sangrando por lo que decidió llamar a una ambulancia.

La agresión se produjo el 9 de diciembre cuando el acusado le asestó, supuestamente, siete puñaladas con una navaja de 10,5 centímetros de hoja en el muslo, hombro y brazo a un compañero de piso con el que compartía la vivienda, según se recoge en el escrito de acusación del fiscal.

Además de la pena de cárcel, el ministerio público pide que se prohíba al acusado, que lleva casi un año en prisión provisional, aproximarse durante un periodo de tiempo superior en 3 años al de duración de la pena de prisión y una indemnización de más de 30.000 euros. 

Comentarios