Antonio González Marín, expresidente de Adif, afirma que "no hubo prisas ni improvisaciones" en abrir la línea de alta servicio de Santiago

Antonio González Marín, expresidente de Adif, afirma que "no hubo prisas ni improvisaciones" en abrir la línea de alta servicio de Santiago

La línea se iba construyendo a un ritmo "absolutamente normal" y no se puede hablar de improvisaciones ni prisas porque "no las hubo en ningún momento", ha insistido

El expresidente de Adif Antonio González Marín ha defendido ayer que no hubo prisas ni improvisaciones en la puesta en servicio de la línea de alta velocidad entre Santiago de Compostela y Ourense, donde se produjo el accidente de un tren Alvia en julio de 2013 con 80 víctimas mortales.

González, que presidió Adif entre 2005 y 2012, ha señalado ayer ante la comisión del Congreso que investiga el accidente, as tres kilómetros de la estación de Santiago de Compostela, que "hablar de prisas electorales es una acusación que no es correcta".

González ha recordado que la fecha de puesta en funcionamiento de esta línea, a finales de diciembre de 2011, se había barajado en julio de 2009, por lo que el plazo era claramente cumplible cuando se asumió ese compromiso.

En el caso de Santiago-Ourense "no hubo renuncia y cesión de ningún tipo, para nada" y cuando se anunció la fecha de su puesta en servicios, "había un espacio holgado para cumplirla".

La línea se iba construyendo a un ritmo "absolutamente normal" y no se puede hablar de improvisaciones ni prisas porque "no las hubo en ningún momento", ha insistido.

En cuanto a la sustitución del ancho internacional UIC que contemplaba el proyecto inicial, por el ibérico, ha explicado que la decisión no fue tomada por una persona concreta sino por una comisión de técnicos y directores generales del Ministerio de Fomento, Adif y Renfe Operadora.

En este sentido, ha señalado que en el desarrollo de las obras de todas las líneas ferroviarias surgen imprevistos, dada la complejidad y dificultad que conlleva la construcción de este tipo de infraestructuras.

El modificado produjo un incremento en el plazo de la obra de un mes, por lo que no se hizo para acelerar la puesta en funcionamiento de la línea, y siempre con la mirada puesta en la seguridad que tiene que primar por encima. "Si se inaugura más tarde, no pasa nada. No puede ser de otro modo", ha agregado.

Comentarios
Lo más