El ala derechista de la CDU reclama al partido una nueva estrategia frente a la ultraderecha

El ala derechista de la CDU reclama al partido una nueva estrategia frente a la ultraderecha

Merz intervino tras la secretaria general, Annegret Kramp-Karrenbauer, identificada con la línea de Merkel, quien lanzó una llamada al "coraje" y a adoptar "decisiones valientes"

El líder del ala derechista de la Unión Cristianodemócrata (CDU) Friedrich Merz, aspirante a suceder a la canciller de Alemania, Angela Merkel, en la jefatura del partido, pidió hoy el voto del partido para llevar adelante "una nueva estrategia" frente a la ultraderecha.

"Hasta ahora, todos los loables intentos para recuperar el electorado perdido en esa dirección han sido en vano", dijo Merz ante el congreso de la CDU que se celebra en Hamburgo y que deberá elegir a la nueva jefatura del partido.

"Vivimos tiempos de cambio", dijo, en que los populismos avanzan, no solo en Alemania o Europa, mientras que las grandes formaciones como la suya o los socialdemócratas pierden electorado, prosiguió, para incidir luego en la necesidad de "recuperar el perfil conservador" que, a su juicio, ha quedado diluido.

Merz abogó por "tomar las riendas de nuestro país", en lugar de ceder protagonismo a "populismos de derechas o de izquierdas" o incluso a otras formaciones fuera de ese espectro, como los verdes, ante los que la CDU deben "marcar las diferencias".

El líder derechista, exrival interno de Merkel, se comprometió asimismo a trabajar conjuntamente con la canciller, en una alusión clara a los pronósticos de que, de asumir él las riendas del partido, se precipitará el fin de la gran coalición de gobierno.

Merz intervino tras la secretaria general, Annegret Kramp-Karrenbauer, identificada con la línea de Merkel, quien lanzó una llamada al "coraje" y a adoptar "decisiones valientes".

También AKK, como se conoce a la secretaria general del partido, apeló a recuperar electorado y destacó que la fortaleza de la CDU es de gran relevancia "para Alemania y para el conjunto de Europa".

Asimismo habló en primer lugar, atendiendo al orden alfabético marcado por la dirección del congreso, de modo que correspondieron los turnos siguientes a Merz y el asimismo derechista Jens Spahn.

En el que fue su último discurso como presidenta del partido, Merkel había llamado anteriormente a la cohesión en sus filas y defendido la vía centrista para su partido.

La canciller de Alemania recordó que asumió la jefatura del partido hace 18 años, entonces en una "situación muy difícil para el partido" por el escándalo de financiación irregular que se reveló bajo la denominada "era" Helmut Kohl.

Costó "superar" esa situación, prosiguió, y el desafío ahora es "mantenerse unidos" y "liderar unidos", siempre desde la vocación centrista que caracteriza a la CDU.

Comentarios