LIBERA! y FFW lanzan la campaña 'Os animais non son un agasallo'

LIBERA! y FFW lanzan la campaña 'Os animais non son un agasallo'

Los animalistas señalan que todavía existe la "compra compulsiva" y "por compasión"

La Asociación Animalista Libera y la Fundación Franz Weber han anunciado el pasado martes el inminente lanzamiento de su campaña "Non son un agasallo" para disuadir de la adquisición de animales domésticos como regalo navideño, señalando que las tiendas todavía juegan con la compasión y la impulsividad de la ciudadanía para lucrarse reduciendo a los seres vivos a meros objetos de consumo.

La Ley de Bienestar Animal de Galicia estableció una moratoria para la adaptación de las tiendas de animales a disposiciones como la prohibición de exhibición de los mismos en escaparates, y en la comarca han cerrado algunos de estos establecimientos en los últimos dos años pero el problema se multiplica en internet, donde los animalistas han denunciado una proliferación de anuncios irregulares sin que la Xunta haya tomado medidas.

Con ofertas a precios manifiestamente bajos, los criadores ilegales se benefician de un mercado negro donde cualquier internauta puede comprar toda clase de animales, como perros y gatos, sin garantías ni seguridad alguna, y en donde hasta las plataformas que hacen de intermediarias ofrecen "microcréditos" para facilitar las transacciones.

Así, FFW y LIBERA! impulsarán su campaña en el mismo campo de batalla, con anuncios recurrentes en conocidas redes sociales para disuadir a las personas de adquirir a un animal como presente navideño, apostando por la adopción siempre tras un proceso reflexionado y responsable.

Los animalistas han advertido que tanto las tiendas como los criadores irregulares buscan maximizar sus ingresos con el mayor número de ventas, cosificando a los animales y planteando su adquisición como un simple regalo cuya devolución es imposible, además de no respetar las disposiciones de la normativa vigente.

Se estima que el 30% de los animales adquiridos en estas fechas será abandonado durante el segundo trimestre del próximo año, suponiendo un coste para la administración pública y por extensión para el conjunto de la ciudadanía, que paga el egoísmo de una parte de la población preocupada en la "originalidad" de lo que regala en Navidad.

Comentarios