Una atleta rusa de 15 años muere al recibir una descarga eléctrica después de caer su móvil cargando a la bañera

Una atleta rusa de 15 años muere al recibir una descarga eléctrica después de caer su móvil cargando a la bañera
Una atleta rusa de 15 años muere al recibir una descarga eléctrica después de caer su móvil cargando a la bañera

La joven de 15 años estaba hablando por teléfono en el baño cuando, según el atestado policial, el móvil resbaló de sus manos y la electrocutó

Irina Rybnikova, campeona nacional rusa de lucha, falleció el pasado 8 de diciembre en la bañera de su casa al recibir una descarga eléctrica tras meterse en la bañera y caer su teléfono móvil al agua mientras se estaba cargando.

La joven de 15 años estaba hablando por teléfono en el baño cuando, según el atestado policial, el móvil resbaló de sus manos y la electrocutó. El cuerpo fue hallando por sus padres posteriormente porque en el momento del suceso no se encontraban en el domicilio.

Esta la cuarta muerte por usar el teléfono móvil en la bañera mientras está enchufado según las estadísticas de las autoridades rusas. En Moscú, en febrero de este año, una mujer de 42 años murió cuando se estaba haciendo un selfie en el baño y se le escapó de las manos.

Ese mismo mes, en febrero, un joven de 17 años murió en las mismas circunstancias pero con la diferencia que en el momento de la electrocución se le cayó el iPad al agua.

La muerte de Irina Rybnikova ha causado desolación en todo el país ya que la joven deportista era muy conocida por practicar el pankration, un deporte de la antigua Grecia que mezcla boxeo y lucha en sus combates. Un par de meses antes había ganado su primer campeonato nacional y se había proclamado campeona de Rusia con la intención de convertirse en campeona del mundo.

Las autoridades rusas han vuelto a insistir a la gente que los aparatos electrónicos en contacto con el agua se vuelve una suma mortal ya que es un conductor natural de la corriente eléctrica. "Si el teléfono no estuviera conectado a la corriente eléctrica, cuyo voltaje es de 220 voltios, se habría evitado la desgracia", dijo Yuri Agrafonov, de la Universidad Estatal de Irkutsk.

Comentarios
Lo más