El Colegio de Ópticos-Optometristas advierte que los niños menores de seis años no deberían ser expuestos al consumo de películas y juegos en 3D

El Colegio de Ópticos-Optometristas advierte que los niños menores de seis años no deberían ser expuestos al consumo de películas y juegos en 3D
El Colegio de Ópticos-Optometristas advierte que los niños menores de seis años no deberían ser expuestos al consumo de películas y juegos en 3D

Aconseja juguetes acordes al desarrollo del sistema visual, seguros, adecuados para su edad y que estimulen actividades al aire libre

El Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia aprovecha estas fechas navideñas para hacer una serie de recomendaciones sobre los juguetes que deben recibir los niños y niñas de Papá Noel y los Reyes Magos. En relación a sus ojos, el Colegio considera que los niños deben tener juguetes que no contengan partes afiladas, puntiagudas o que actúen como proyectiles. Además, recuerdan que los padres deben leer siempre las recomendaciones del fabricante, en especial en aquellos juguetes que incluyen lentes o espejos que pueden concentrar la luz, como lupas, telescopios, microscopios o prismáticos, ya que pueden provocar quemaduras graves en los ojos si no se utilizan de forma adecuada y bajo la supervisión de un adulto. “Hay que apostar por juguetes adecuados a su edad y a su desarrollo que fomenten las actividades al aire libre, la coordinación ojo-mano y la relación entre visión periférica y visión central” –señala el presidente del Colegio, Eduardo Eiroa–.

En cuanto a los videojuegos, uno de los regalos estrella en las cartas a Papá Noel y los Reyes Magos, los ópticos-optometristas confirman que, aunque sirven para ejercitar y ampliar las habilidades visuales y cerebrales, su uso no debe prolongarse durante más de 15 minutos consecutivos, y siempre en niños mayores de 12 años, ya que la utilización abusiva de este tipo de juegos puede ocasionar problemas de salud y hábitos sedentarios. 

Los expertos advierten también que la acomodación de los ojos a las pantallas puede facilitar un desarrollo miópico prematuro que además en que los niños menores de seis años no deberían ser expuestos al consumo de películas y juegos en 3D. “El proceso de asimilar en tres dimensiones requiere que los ojos vean imágenes en dos lugares distintos al mismo tiempo, antes de que el cerebro las convierta en una sola, y a esas edades el proceso de integración binocular no está totalmente desarrollado” –destaca el presidente–. 

Otro de los caballos de batalla del Colegio es la utilización abusiva por parte de los niños de móviles, portátiles o tablets, que puede provocar fatiga visual y que se manifiesta como irritación, enrojecimiento ocular, ardor, sequedad, picor, dolor de cabeza o cansancio por el exceso de luz azul-violeta en sus pantallas, muy perjudicial para los ojos de los niños por tener su cristalino más transparente que los adultos. En este punto, los optometristas gallegos aconsejan ajustar el contraste y la luz de la pantalla a un nivel adecuado y mantener siempre una buena iluminación general de la habitación, y no a oscuras. Aunque los expertos también destacan que el uso moderado de estas nuevas tecnologías puede llegar a mejorar el rendimiento de tareas que exigen una determinada atención visual (coordinación ojo-mano, tiempo de reacción, identificación de objetos en movimiento…).

Comentarios