El hombre que intentó matar a su cuñado con una hoz dice que solo fue "una riña de vecinos"

El hombre que intentó matar a su cuñado con una hoz dice que solo fue "una riña de vecinos"
El hombre que intentó matar a su cuñado con una hoz dice que solo fue "una riña de vecinos"

El acusado cogió una hoz y, "con ánimo de acabar con su vida", cuando su cuñado se dirigía hacia el interior de su casa, lo "golpeó en la zona de la nuca con la parte cortante de la misma", lo que provocó que la víctima se cayese al suelo a causa del "violento golpe sufrido"

El ministerio fiscal solicita seis años de cárcel para un hombre acusado de intentar matar a su cuñado y vecino, después de una discusión entre ambos en la que el sospechoso golpeó a la víctima con una manguera por la espalda y luego con una hoz en la nuca, al tiempo que le decía: "Te voy a matar", pero su defensa aseguró hoy antes de la vista oral que solo fue "una riña entre vecinos, en la que uno acabó lesionado".

Según el escrito de acusación, los hechos ocurrieron el 11 de agosto de 2016, a las 19:15 horas, en una parroquia del municipio de Lugo, cuando el acusado inició una discusión con su cuñado, que también es su vecino, en una finca propiedad de este último.

En un momento dado, golpeó a su cuñado con una manguera en la espalda, al tiempo que le decía: "Te voy a matar".

A continuación, cogió una hoz y, "con ánimo de acabar con su vida", cuando su cuñado se dirigía hacia el interior de su casa, lo "golpeó en la zona de la nuca con la parte cortante de la misma", lo que provocó que la víctima se cayese al suelo a causa del "violento golpe sufrido".

Como consecuencia de esta agresión, la víctima tuvo que recibir en la zona de la nuca al menos veinte grapas de sutura, dado que la hoz llegó a seccionarle "musculatura profunda a ese nivel".

El herido tardó 257 días en curar, el supuesto agresor entró en prisión provisional el 12 de agosto de 2016 por orden judicial y ha permanecido recluido hasta ahora.

El fiscal califica estos hechos como un delito de homicidio en grado de tentativa, por el que reclama una pena de 6 años de cárcel, la prohibición de acercarse a la víctima durante 11 años y una indemnización de casi 30.000 euros.

El abogado de la defensa, Pedro Vila, sostiene que lo "que ocurrió fue una riña entre dos vecinos, en la que uno acabó lesionado", por lo que opina que "esa situación está muy alejada" de la percepción del ministerio público y de la acusación particular, dado que "piden unas penas totalmente desorbitadas por lo sucedido".

"Fue una discusión entre los dos, en la que uno resultó lesionado, pero aún está por ver cómo y en qué manera resultó lesionado", confesó el letrado, que entiende "que el escrito de acusación", tanto del fiscal como el del abogado que representa a la víctima, está "muy alejado de la realidad".

Por otra parte, el abogado defensor reconoció que su cliente "está bastante mal psicológicamente", porque lleva "bastante tiempo en prisión".

"El tiempo de prisión provisional, que se alargó más allá de los dos años, también es totalmente desproporcionado. Se ha vulnerado totalmente el derecho a la libertad, que es un derecho fundamental e incluso podría repercutir en la administración de Justicia, además de los perjuicios que le ha ocasionado a mi cliente, toda vez que incluso podría haber cumplido una pena superior a la que le imponga el tribunal", añadió.

De ser así, "estaríamos ante un error grave" y ante una "situación bastante injusta para mi patrocinado".

El abogado que se hizo cargo de la acusación particular, Gerardo Pardo de Vera, precisó que el "reconocimiento de la agresión es claro", de modo que lo que "se discute es la circunstancia de homicidio en grado de tentativa o asesinato en grado de tentativa".

En ese sentido, precisó que "la acusación particular, a diferencia de la Fiscalía, pide la aplicación de la alevosía, ya que el ataque fue a traición, por sorpresa, y eso en derecho penal se llama alevosía".

Por otra parte, recordó que existe en este caso una "circunstancia agravante, que es el parentesco que mantenían el agresor y la víctima, que son cuñados. De ahí que" la acusación particular pida "una pena elevada", en su caso "doce años de prisión".

Comentarios