Hallan restos de sangre en la casa de Bernardo Montoya

Hallan restos de sangre en la casa de Bernardo Montoya
EFE
Hallan restos de sangre en la casa de Bernardo Montoya

El agresor había limpiado con lejía la casa

El servicio de Criminalística ha encontrado "mucha sangre" en la casa del asesino confeso de Laura Luelmo, Bernardo Montoya, que podrían pertenecer a la joven. 

Se trata de unos restos biológicos que el agresor, detenido el martes por la Guardia Civil, no pudo hacer desaparecer a pesar de haber fregado la vivienda con lejía para borrar cualquier pista. Este hallazgo  demostraría que Montoya llevó a su casa a la víctima, en contra de la versión que, al parecer, ofreció el presunto asesino a los agentes de la Guardia Civil.

Según Montoya, la víctima le preguntó por un supermercado y él la envió a un callejón sin salida. Allí la golpeó contra el maletero del coche. Posteriormente, y según su relato, metió a Laura en el maletero del coche y la trasladó hasta el lugar donde fue localizada. Allí la desnudó e intentó violarla, pero no lo consiguió, según él aunque la autopsia confirma que hubo agresión sexual.

Si la sangre que se encontró en su casa pertenecieses a Laura Luelmo, se desmontaría esta versión y demostraría que Montoya llevó a la joven a la vivienda la misma noche de su desaparición y no fue hasta el día siguiente cuando la dejó en el lugar donde fue encontrada ya sin vida, una zona de matorrales del paraje de Las Mimbreras, a unos cuatro kilómetros de El Campillo.

Comentarios