Sánchez y Torra quieren una solución conjunta para Cataluña

Sánchez y Torra quieren una solución conjunta para Cataluña
Sánchez y Torra quieren una solución conjunta para Cataluña

Tras la reunión en Pedralbes, Sánchez y Torra han acudido a la cena organizada por la patronal Foment del Treball

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, han avalado ayer un comunicado conjunto en el que apuestan por el "diálogo efectivo" y avanzar en una respuesta democrática a las demandas de la ciudadanía de Cataluña "en el marco de la seguridad jurídica".

Sánchez y Torra se han reunido en Barcelona la víspera de la sesión del Consejo de Ministros y de forma paralela ha habido otro encuentro también en el Palacio de Pedralbes de sus vicepresidentes, Carmen Calvo y Pere Aragonés, respectivamente, la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, y la portavoz del Govern, Elsa Artadi.


Una cita que vino precedida de discrepancias en el formato de la reunión que se han mantenido incluso una vez celebrada, ya que la Generalitat considera que hubo una "cumbre" de los dos gobiernos y considera que una prueba de ella es la foto conjunta de los seis miembros de los dos ejecutivos.

Por contra, el Gobierno de Sánchez habla de dos reuniones paralelas y de una foto de los seis durante un mero saludo de cortesía.

Las diferencias se plasmaron incluso en la decoración de la sal en la que se reunieron los dos presidentes, ya que en las primeras fotos aparecen junto a ellos dos flores amarillas (el color con el que los independentistas reclaman la libertad de sus dirigentes presos) y en las siguientes hay entre medias otra de color rojo.

Fue el director de protocolo de Moncloa el que entre medias de ambos instantes colocó una flor de Pascua roja entre las otras dos amarillas.

Más allá de esos gestos, los dos gobiernos sí lograron suscribir un comunicado conjunto en el que asumen la existencia de un conflicto sobre el futuro de Cataluña.

A pesar de que constatan sus diferencias "notables" sobre el origen, naturaleza o vías de resolución, afirman que comparten por encima de todo su apuesta por un "diálogo efectivo" que vehicule una propuesta política que cuente con un amplio apoyo en la sociedad catalana.

"Por ello -añade el texto- y con el objetivo de garantizar una solución, deben seguir potenciándose los espacios de diálogo que permitan atender las necesidades de la sociedad y avanzar en una respuesta democrática a las demandas de la ciudadanía de Cataluña en el marco de la seguridad jurídica".

En nombre del Gobierno ha sido la ministra Batet la que ha comparecido ante los periodistas y ha destacado la importancia de que el Gobierno central y el de Cataluña hayan suscrito ese comunicado, poniendo énfasis en que se apueste por la "seguridad jurídica".

Para ella, esa es la única vía, porque "no hay otra salida ni otra alternativa para abordar un problema político".

Al plantearle si con el comunicado la Generalitat ha renunciado a la independencia, ha considerado que esa es una pregunta para el Govern, aunque ha insistido en que ella la rechaza porque su proyecto pasa por tejer lazos entre todos los territorios de España.

Batet cree que ayer se han constatado los "avances significativos" de la relación entre los ejecutivos de Pedro Sánchez y Quim Torra.

La ministra ha dicho que el 155 no ha salido a lo largo de la reunión que ha mantenido junto a Calvo y los consellers y ha señalado que tampoco se habló del derecho de autodeterminación aunque minutos antes Artadi había dicho lo contrario.

En su comparecencia ante los informadores, Artadi ha explicado que aunque el documento suscrito no habla de autodeterminación, en las reuniones de ayer se habían expresado los "consensos" de la sociedad catalana, entre ellos "la necesidad de un referéndum".

Otros "consensos", según Artadi, son la no judicialización de la política ni la aplicación de un nuevo 155, acabar con la "represión" a los soberanistas procesados y la erradicación de símbolos franquistas, asunto este último en el que están más próximos Gobierno y Generalitat, según la portavoz del gobierno catalán.

En cambio, en los encuentros de esta tarde, según Artadi, no se ha hablado de los presupuestos generales del Estado.

La consellera ha dicho que no sabe si la reunión de ayer puede ser "un reset o un reimpulso" en las relaciones entre los dos gobiernos, pero ha valorado que haya salido un compromiso para una nueva cita y la voluntad compartida de "diálogo efectivo" y "sin límites", que -ha apuntado- "veremos si da frutos".

La portavoz del Govern ha explicado, en este sentido, que se han emplazado a otra reunión en enero entre gobiernos, en Barcelona o Madrid, pero esta vez sería solo a nivel de ministros y consellers, y participarían al menos Carmen Calvo y Pere Aragonès.

Tras la reunión en Pedralbes, Sánchez y Torra han acudido a la cena organizada por la patronal Foment del Treball.

Ante los empresarios, el presidente del Gobierno ha defendido "abrir una nueva etapa en la que la confrontación dé paso a la concordia", y ha reivindicado el "diálogo" frente a la "gesticulación y el ruido" así como que "juntos hemos llegado siempre mucho más lejos".


Comentarios