Torra pide al independentismo que mantenga su unidad y la presión contra el Estado en su discurso navideño

Torra pide al independentismo que mantenga su unidad y la presión contra el Estado en su discurso navideño
Foto de archivo
Torra pide al independentismo que mantenga su unidad y la presión contra el Estado en su discurso navideño

El president pidió que este 2019 sirva para realizar el “mandato democrático de libertad, para rebelarse ante la injusticia y hacer caer los muros de la opresión”

Quim Torra ha pedido al independentismo que refuerce su unidad y que mantenga la presión con el Estado ante el juicio contra los líderes políticos catalanes que arrancará probablemente en enero. En el discurso de fin de año, el president pidió que este 2019 sirva para realizar el “mandato democrático de libertad, para rebelarse ante la injusticia y hacer caer los muros de la opresión”. Instó a Pedro Sánchez a encarar “un diálogo creíble, sincero y valiente” para dar con una solución “democrática y pacífica” en Cataluña aunque insistió en buscar la mediación internacional.

En el 2017 por estas fechas estaba vigente el 155 y vacante el cargo de president, así que este año, en el retomado discurso de Año nuevo, Torra ha hecho una llamada a la unidad del independentismo:“Nos tenemos que exigir ser más fuertes en la unidad”. “Algunos hace más de un año que viven en prisión preventiva y otros bajo la amenaza de una represión inaceptable”, dijo para tildar de “gravísima” la situación política que ha dejado 2018.

Después de ilustrar con dos frases del senador Robert Kennedy, “Solo los que se atreven a arriesgar mucho pueden conseguir mucho”, Torra pidió revolverse ante esa injusticia. “Hemos dedicado muchos esfuerzos a protestar a los cuatro vientos que en pleno siglo XXI, en Cataluña, en el corazón de Europa, haya exiliados y presos políticos. Y continuaremos”, dijo invitando a la ciudadanía a “redoblar el esfuerzo y retomar la iniciativa". “Solo la libertad colectiva será la fuente de su libertad personal”. Sin dejar lugar a la duda de que este 2019 será decisivo, dio su receta para afrontarlo: “con la determinación del 1 de octubre, la dignidad del 3 de octubre y las tres divisas de democracia, justicia y no violencia”. "Son inocentes, cumplieron con lo que pedíamos y hace falta que vuelvan a casa", dijo.

Hizo un llamamiento a la unidad y a la firmeza del independentismo: “Pronto empezará el juicio que debe ser un altavoz potente”. También comentó la necesidad de encauzar el diálogo con Pedro Sánchez, necesitada que acompañó con la también “necesidad” de que exista una mediación internacional. Y subrayó las tres ideas que, según Torra, comparten el 80% de los catalanes: que se sienten republicanos, que rechazan la “represión penal” para resolver cuestiones “políticas y democráticas” y que desean ejercer el derecho a la autodeterminación.

El pasado viernes, el presidente indicó que el “diálogo efectivo” que acordaron solo cabe dentro de la Constitución y consideró que todo lo que salga de esos márgenes es solo un “monólogo”. Por ello, Sánchez pidió al Govern que pase de la “voluntad de diálogo al diálogo real” y, por tanto, excluyó el referéndum. Pedralbes abrió un camino para la negociación este enero pero la realidad es que ninguna de las dos partes ha variado su posición y queda en una situación incierta el futuro de esos contactos. Con todo, Torra eludió la intención de Sánchez de acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

El president también anunció que el primer Consell Executiu de este año impulsará la iniciativa legislativa para dar efectividad a la decena de leyes sociales suspendidas por el Tribunal Constitucional a petición del Ejecutivo de Rajoy. Torra, que no hizo ninguna mención a la postura que deben fijar los grupos independentistas sobre los Presupuestos del Estado, pidió "aislar y denunciar a la extrema derecha", defendió la mejora de la economía catalana y apostó por la defensa de la vivienda, la educación y la sanidad en un guiño tras las movilizaciones sociales del último mes.


Comentarios