Multitudinaria asamblea de los trabajadores de Endesa en As Pontes para exigir a la compañía que se siente a negociar

Cine Alovi. As Pontes
Multitudinaria asamblea de los trabajadores de Endesa en As Pontes para exigir a la compañía que se siente a negociar

27.000 trabajadores pasivos se verían afectados si no se firma un convenio colectivo que los incluya como se venía haciendo durante años

El miércoles 9, tuvo lugar una asamblea multitudinaria dividida en dos turnos de mañana y de tarde por falta de aforo, ya que el Cine Alovi de As Pontes se vio abarrotado de personas que concurrían en la asamblea. Los asistentes eran trabajadores activos y pasivos de Endesa, de la central térmica y de la mina de As Pontes. 

Toda la problemática se generó a partir de la reforma laboral del 2012 de Mariano Rajoy. Durante años, en la década de los 80 y en la década de los 90, los trabajadores de Endesa fueron ganando derechos poco a poco que se vieron atacados directamente por la patronal aprovechando la coyuntura de la reforma laboral del 2012. 

Los trabajadores de Endesa, tanto pasivos cómo activos, viudos, viudas y huérfanos, mantenían unos derechos adquiridos que se trataban de retribuciones en especie intercambiadas por salario durante el tiempo activo del trabajador. En los convenios sucesivos, se iba cambiando parte de la masa salarial pasándolo a un salario en diferido que se trataba de beneficios sociales, entre ellos, la parte de energía de producción ( kW), pagando también los impuestos que correspondian a este salario en especias. 

Endesa, ahora propiedad de la italiana Enel, al tener los compromisos con los trabajadores pasivos recogidos en convenios, se veía obligada, por parte de una auditoría externa, a depositar previamente la cantidad total calculada que correspondía a los beneficios sociales, como garantía para los trabajadores. Pero ahora la patronal denunció el convenio, basándose en la reforma laboral del 2012, que limita la ultraactividad de los convenios colectivos en el plazo de un año, para poder "echar mano" a ese aval. 

Tras 48 reuniones, que ya comenzaron en el 2017, en las que únicamente se trató el capítulo de beneficios sociales, entre ellos, fundamentalmente el de energía eléctrica, no se llegó la ningún acuerdo por lo que Endesa aprovecha la ocasión porque después del año, los trabajadores pasivos, viudos, viudas y huérfanos quedan sin la cobertura del convenio, que decía que el personal pasivo disfrutaría de derechos adquiridos y pasaría a no percibir esos beneficios sociales. 

El presidente del Comité de Empresa, Luis Varela, reconoció la este medio "que es un problema de orden laboral porque estamos sin convenio los activos, pero es un problema de orden social porque le están metiendo a mano en el bolsillo la muchísima gente". Varela habla de los 27.000 jubilados, viudos, viudas y huérfanos que ya no disfrutarán de los beneficios sociales que se adquirieron durante la vida activa del trabajador, si se sigue sin negociar el convenio. 

El siguiente paso que están siguiendo los afectados es elevar todo al sistema político, pasando por el Ayuntamiento de As Pontes, después por la Xunta para finalizar en el Gobierno central, para que insten a Endesa a que se siente a negociar formalmente y que asuma un compromiso social. 

"La empresa tenían que tener las responsabilidades sociales, y saber dónde estuvieron y donde se hicieron, porque se se hicieron grandes, fue a costa del esfuerzo de esta gente y a costa de este pueblo (As Pontes)" afirma Luis Varela. 

Para hoy viernes está convocada una manifestación a las 10:30 horas, en la que se prevé una gran afluencia de participantes. Saldrá de la céntrica Plaza del Hospital de As Pontes para finalizar en la entrada de la central térmica, en apoyo al paro de media hora como protesta que van a llevar a cabo los trabajadores activos.


Comentarios