Sánchez afirma que gobernará hasta el 2020 y que el PP, Cs y Vox pueden "esperar sentados"

EFE
Sánchez afirma que gobernará hasta el 2020 y que el PP, Cs y Vox pueden "esperar sentados"

Calificó a los tres partidos como los "voxsonaros" de la política española

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmó ayer que el PP, Ciudadanos y Vox son los “voxsonaros” de la política española y recalcó, frente a los que reparten carnés de constitucionalistas, que el PSOE es el único partido leal con la Constitución “en la oposición y el Gobierno”.

Sánchez hizo estas afirmaciones en Barcelona, donde el PSOE inició la precampaña para las elecciones municipales, autonómicas y europeas del próximo 26 de mayo con la presentación del candidato del PSC a la Alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni.

Criticó los pactos alcanzados en Andalucía tras las elecciones autonómicas por tres formaciones que plantean como objetivo la “involución” y, ante las continuas peticiones de adelanto electoral del PP y Cs, les dijo que “esperen sentados”, porque los socialistas van a gobernar hasta 2020.

Bancarrota moral

Para Sánchez, la derecha ha sufrido “mucho” durante el último año debido primero a la sentencia que “claramente” señalaba que se había financiado irregularmente y que le supuso una “bancarrota moral” y, ahora, por haber “abrazado sin rubor” los argumentos de la ultraderecha.

De este modo, argumentó Sánchez, la derecha sumó a su “bancarrota moral” una “bancarrota ideológica”.

Especialmente, rechazó la “banalización de la violencia de género” que se produjo durante las negociaciones para la formación del nuevo gobierno andaluz, que contrastó con la defensa de “la tolerancia, el respeto, la igualdad, la libertad y la convivencia” que representa el PSOE.

“Ese es y no otro el proyecto político del PSOE en el conjunto del país”, recalcó Sánchez, quien insistió en la necesidad de no regresar al pasado y advirtió a los nostálgicos de que se equivocan, porque “en el siglo XXI quien elija de adversario a las mujeres, pierde seguro”.

Sánchez llamó a la movilización, porque la lucha por mantener las conquistadas sociales no termina nunca, y aseguró que el PSOE siempre estará con las mujeres defendiendo sus derechos.

Como prueba de ese apoyos, destacó que es la primera vez en la historia que el 48% de los cotizantes a la seguridad social son mujeres.

También resaltó que van a “vigorizar” el pacto contra la violencia de género con los presupuestos generales aprobados este viernes por el Ejecutivo.

Las cuentas elaboradas por el Gobierno eliminarán además los copagos farmacéuticos para las familias con menos recursos, aunque destacó que acabar con la pobreza infantil que padecen el 28% de los niños es la medida de la que “más orgulloso” se siente.

Y es que, según Sánchez, los presupuestos están “cargados de valores sociales y sentido común” y, por eso, pidió a los partidos que los apoyen en la tramitación parlamentaria que comienza este lunes, porque “van a permitir que España y Cataluña avancen”.

En este sentido, recordó a los independentistas catalanes que no tienen mayoría social y les pidió que pasen del “monólogo al diálogo”. “Convivencia, forjar acuerdos que transciendan la dinámica de bloques, eso queremos los y las socialistas: Constitución y diálogo”, insistió el presidente del Gobierno.

Por su parte, el candidato del PSC a la alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni, se comprometió ayer a “dar la batalla” en la contienda electoral del próximo mayo y calificó al ex primer ministro francés Manuel Valls como “el embajador” en la capital catalana del “pacto de la vergüenza” en Andalucía.

Collboni advirtió de que el ex primer ministro francés es “el embajador del pacto de la vergüenza” en Andalucía entre PP, Ciudadanos y Vox y, tras remarcar que Valls no es a su juicio “un independiente” sino el “representante” del partido naranja, le emplazó a que “rompa” con esa formación si cree que al pacto para el gobierno andaluz es “una barbaridad”.

Ante esa candidatura de Valls y la de otros exsocialistas como Ferran Mascarell o Ernest Maragall, Collboni ha recalcado que él es “el heredero de la tradición” de los exalcaldes del PSC Narcís Serra, Pasqual Maragall, Joan Clos y Jordi Heureu. Así, ha prometido a los “catalanistas huérfanos” que él va a volver a hacer posible “esa frase que lo bueno para Barcelona es bueno para Cataluña”.

Comentarios