Se solicitan 28 años de cárcel al carballés acusado de asestar 57 puñaladas a un malpicano

Se solicitan 28 años de cárcel al carballés acusado de asestar 57 puñaladas a un malpicano
Foto de archivo
Se solicitan 28 años de cárcel al carballés acusado de asestar 57 puñaladas a un malpicano

Los hechos tuvieron lugar sobre las 19:00 horas del 8 de diciembre de 2017 en Carballo

Los hechos tuvieron lugar sobre las 19:00 horas del 8 de diciembre de 2017 en Carballo. Según la Fiscalía y la acusación particular Juan Bautista Rama Vázquez, de Carballo, le asestó 57 puñaladas "conscientemente en todo momento", apunta la Fiscalía, a óscar Manuel Mato Villar, de Malpica. La defensa acepta los cargos pero solicita que se tenga en cuenta como eximente el hecho de que, según la abogada, Juan Rama actuó bajo los efectos de las drogas.

Para el sospechoso la Fiscalía solicitó 20 años de prisión por asesinato y 2 años y medio por tenencia ilícita de armas. Por su parte, la acusación particular elevó la petición de pena a 25 años de cárcel porasesinato y tres por tenencia ilícita de armas. También solicitaban indemnizaciones que rondaban entre los 210.000 y los 500.000 euros.

En la declaración, el acusado se declaró «culpable». Respondió a todas las preguntas y evidenció algunas lagunas y contradicciones, lo que achacó a la ingesta masiva de drogas, tanto aquel día como los dos anteriores. Añadió que se había defendido de la víctima, ya que ésta le habría propinado un puñetazo y lo habría amenazado con una navaja.

Relató que la víctima y él se conocían porque eran toxicómanos y quedaron para ir a Ferrol a por drogas: Óscar Manuel Mato hizo de taxista y Juan Bautista Rama llevaba 1.800 euros, dijo, para comprar sustancias.  El viaje sería pagado con una cantidad de droga. Pero según sostiene el acusado, la víctima le reclamó más droga insistentemente por Whatsapp y a través de amigos en común. El día del suceso, Bautista estaba en un bar de Carballo y se acercó Mato, que le dijo que fuese con él que "quería que probara una cocaína que, según él, era mucho mejor que la mía y nos fuimos». 

Ya en otro lugar, comenzaron a discutir violentamente: «Óscar medía 1,80 y pesaba 120 kilos, yo apenas 70. Me dio un puñetazo en la frente y me agarró del brazo, mientras que hacía el gesto de coger una navaja que guardaba en la parte inferior de la puerta del coche». Comenzaron a forcejear, acabando en la carretera. El sospechoso portaba, a la altura del cinturón, un cuchillo de cocina con una hoja de 19 centímetros.

Juan Bautista llevaba en el cinturón un cuchillo de cocina y le asestó las 57 puñaladas. Dijó que no quiso «matar» a su colega, sino tratar de defenderse de la agresión de un hombre mucho más corpulento. «Lo hice porque estaba bajo los efectos de la drogas, llevaba tres días sin ir a casa y estaba en shock». Alegó que el cuchillo lo llevaba siempre encima para evitar que le robasen cuando venía de comprar drogas en sitios que no conocía o de los que no tenía referencias. 


Según la acusación particular y la Fiscalía, el que estuvo llamando a la víctima de forma insistente para quedar fue Juan Bautista . Y  aportaron mensajes de Whatssap y llamadas a la víctima realizadas desde el teléfono móvil de acusado. El juicio por este crimen continuará durante esta semana. 



Comentarios