El Colegio Junior's aclara todas las "falacias" dichas por la CIG

El Colegio Junior's aclara todas las "falacias" dichas por la CIG

Administración, dirección y profesorado reconocen las dificultades del centro pero apuestan por un proyecto sólido como el del Colegio Junior's

Hace un par de meses los rumores del cierre del mítico Colegio Junior's en Santiago de Compostela puso en alerta a muchos padres que temían que la Fundación Arenales, vinculada al Opus Dei, podría dejar en la estacada a casi cien alumnos en medio del curso académico.

Finalmente, el curso terminó de manera correcta pero con un cambio en la administración del colegio dejando de lado los postulados del Opus Dei para encarar una nueva etapa y revitalizar el colegio con una losa muy grande: todas las deudas dejadas por los anteriores dueños

El nuevo equipo directivo y de profesores apostaron un proyecto que pretende ser diferenciador al resto de colegios privados de la ciudad y comarca. Comenzaron el curso con 40 alumnos, castigados por la situación económica pero con el mayor de las ilusiones.

Las protestas por parte de la CIG comenzaron a llegar. El sindicato nacionalista hablaba de unos supuestos impagos de hasta cinco meses a los profesores e incluso que muchos de ellos no estaban dados de alta en la seguridad social.

COMPOSTELA24HORAS.COM pudo comprobar de primera mano la verdadera realidad del colegio. Los profesores, así como la administración, reconocen que hay cierto retraso en el pago de los sueldos pero que es "cuestión de días y no de meses". Además, cada uno de los trabajadores están dados de alta en la Seguridad Social tal como pudo verificar este medio.

Reconocen las dificultades que está pasando el colegio pero que apuestan por el proyecto educativo y se sienten valorados por la dirección y la administración.

Diego Rosales, gerente del colegio, habla de la gran carga que llevan encima desde que los anteriores dueños dejaron al colegio en una situación muy precaria, afirma que se está haciendo lo necesario para ir corrigiendo cada uno de los problemas que hay actualmente pero que están trabajando "con fuerza e ilusión".

La propia directora, Carmen Sanmartín, afirma que el esfuerzo que están llevando a cabo es enorme pero que la creencia en un proyecto educativo como el del Junior's es lo suficiente motivador para seguir adelante.

En la última reunión de padres de alumnos, fueron las familias las que hablaron con el colegio para seguir mejorando en ciertos aspectos pero también para dar las gracias y seguir apostando por la educación de sus hijos en el Junior's.

La sensación de las familias mejora con el paso de los meses y muchos de ellos volverán a repetir en reservar la plaza para sus hijos el próximo curso.

Una de las grandes tareas que tiene la administración y la dirección es poder ofrecer al público un proyecto solvente y de confianza para poder traer más niños y niñas a sus aulas para recuperar el esplendor de lo que un día fue el Junior's para Santiago.

Comentarios