Su hija y su nieta conviven durante un año con el cadáver de una mujer en Málaga

Su hija y su nieta conviven durante un año con el cadáver de una mujer en Málaga
Foto de archivo
Su hija y su nieta conviven durante un año con el cadáver de una mujer en Málaga

El cadáver lo tenían oculto bajo un colchón de plástico y unos cartones, con ropa de calle puesta y algunos ambientadores vacíos alrededor

La Guardia Civil se encontró el cadáver que tenían oculto bajo un colchón de plástico y unos cartones, con ropa de calle puesta y algunos ambientadores vacíos alrededor. Era el cuerpo de una mujer británica que, según las primeras investigaciones, pudo morir hace casi un año.Su hija y su nieta habrían convivido desde entonces en el domicilio familiar con el cadáver, que estaba reducido al esqueleto y en estado momificado.

El macabro hallazgo, que investiga la Unidad de Policía Judicial de la Benemérita, se produjo la medianoche del viernes al sábado en una urbanización de Istán, en la provincia de Málaga. Según informa Diario Sur, la hija de la fallecida confesó a los agentes que tenían el cadáver de su madre en casa, después de que, al parecer, el exmarido de la difunta descubriera la situación y le dijera a la nietaque había que acudir a la policía.

Una patrulla de la Guardia Civil se desplazó inmediatamente a la vivienda para comprobar si era cierto. La casa se encontraba muy sucia y desordenada, especialmente el cuarto donde hallaron el cuerpo de la difunta, que estaba ya momificado. Al preguntar en el vecindario, los agentes descubrieron que algunos residentes se quejaron el pasado verano del mal olor que emanaba de la vivienda, aunque parece ser que lo achacaron a las mascotas que tiene la familia. Meses atrás, una de las vecinas se encontró con la hija de la fallecida, le preguntó por su madre y al parecer ella le contestó que había muerto, pero nadie imaginó que estaba dentro del chalé.

No se apreciaron signo alguno de violencia en el cuerpo de la fallecida, que nació en 1946 en Reino Unido. Todo apunta a que pudo morir por causas naturales. Una de las claves ahora es determinar, además de la causa exacta de la muerte, la fecha de la misma. Las primeras pesquisas sugieren que la mujer llevaría muerta seguramente cerca de un año. Tenía 71 años. La hipótesis de un móvil económico -cobrar la pensión o la imposibilidad de afrontar el gasto del sepelio- es la que inicialmente se plantearon los investigadores, aunque no descartan otras posibilidades.

Comentarios